« Tornar

El Mundo cómico (Madrid)

Revistas satíricas y humorísticas
Con el subtítulo “semanario humorístico ilustrado” es fundado por el pintor, dibujante y caricaturista festivo barcelonés José Luis Pellicer Feñé (1842-1901) y el periodista y autor dramático Manuel Matoses (1844-1901), siendo el primero el director artístico y apareciendo el segundo como director literario de una publicación profusamente ilustrada que supondrá un punto de inflexión en el uso del género de la historieta en España y en la introducción de los denominados “monos”. A través de sus ocho páginas por entrega, que aparecerían cada sábado, Pellicer será como el cronista gráfico de la vida cotidiana y las costumbres sociales madrileñas de la burguesía de la época, mientras que Luque, uno de los muchos otros dibujantes que le acompañan en esta aventura editorial, se caracterizará por retratar tipos más populares. Aparece su primer número el tres de noviembre de 1872, en pleno periodo revolucionario, y será estampado en varias imprentas hasta su desaparición, con toda probabilidad, en 1876, siendo su entrega de 25 de marzo de este año la última de la colección en la Biblioteca Nacional de España. No se había publicado durante los meses de noviembre y diciembre de 1875, pero continuó haciéndolo algunos después del golpe del general Martínez Campos en Sagunto y del comienzo de la Restauración. Para José María López Ruiz (1995 y 2006), principal estudioso de este tipo de publicaciones humorísticas, el semanario de Pellicer es uno de los más “serios” dentro de los cómicos del periodo, tanto por su formato de magazín y factura de sus ilustraciones como por el tipo de humor blanco que practicaba. Con una portada ocupada completamente por un dibujo (generalmente de Pellicer) estampado a varias tintas (y, por tanto, a color), es una revista lujosa, en donde se repiten los famosos “tipos”, estudios al natural de la gente de la calle, que llegan a ocupar casi el ochenta por ciento del espacio, siendo sus chistes más literarios que gráficos, pues lo alegre y divertido se encuentra en los breves textos de los pies, escritos con un estilo gracioso equívoco, con doble o triple sentido, con sobreentendidos y guiños a un lector que se sabía “enterado”. Compuesto a dos columnas, la parte textual o literaria bascula entre el cuento breve, los poemas (sonetos, cantares o letrillas), anécdotas, epigramas y charadas, al final, aunque también ofrece información sobre el movimiento literario. Entre sus colaboradores literarios aparecen el citado Matoses, así como Blasco, Aza, Barrera, Bustillo, Escrich, Nombela, Ferrán, Lerroux, Manuel y Eduardo del Palacio, Ruiz Aguilera, Trueba, Luis Bernís, Constantino Gil, J.F. Sanmartin y Aguirre, J.M. Loredo, Ximénez Cros, Eusebio Sierra, José Fernández Bremen, o el cronista festivo Luis Taboada (1846-1906), entre otros. Entre sus colaboradores artísticos, dibujantes y caricaturistas se encuentran, además del citado Luque, Arnoldo, Bordallo Pinheiro, Eriz, Giménez, Jorreto, Martínez, Perea, Ponzano, Sojo, Urrabieta, Teruel, Combi, Domingo, Hernández, Rabean (Ravena), Urrutia, Félix, así como Francisco Cubas, que también publica historietas como Pellicer, o el caricaturista Ramón Cilla y Pérez, entre otros. Matoses será sustituido en la dirección literaria de la publicación por M. Villanueva en agosto de 1873. A éste les sustituye a final de ese mes Arturo Cotarelo, apareciendo en enero de 1874 como nuevo director literario el periodista y escritor costumbrista zaragozano Ricardo Sepúlveda (1846-1909). Éste, a su vez, será sustituido por Juan J. Villanueva, hasta que en enero de 1876 adquiere la publicación Félix Jaime y Mainar, que asume la dirección artística, mientras que el periodista y autor teatral Miguel Ramos Carrión (1848-1915), la dirección literaria. Algunas imágenes cedidas por TECNODOC.