« Tornar

Frente libertario (Madrid)

Guerra civil || Anarquismo || Periódicos
Periódico anarquista que era el órgano de las milicias confederales, es decir, de las milicias formadas para afrontar la Guerra Civil por la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), el sindicato anarquista. Era editado por el comité de defensa de la región Centro. La CNT no fue en sus inicios, en la segunda década del siglo XX, un sindicato con gran implantación en Madrid. Tenía el grueso de su fuerza sobre todo en Cataluña, Aragón y Andalucía, pero fue creciendo por toda España con el advenimiento de la República tras estar prohibida durante la dictadura de Primo de Rivera (1923-1930). Ya en la primavera de 1936, poco antes del inicio de la guerra, la CNT tenía peso entre los obreros madrileños y disputaba el predominio al sindicato socialista, la UGT, con enfrentamientos como el ocurrido con motivo de la huelga de la construcción. Este periódico no comenzó a editarse al comienzo de la guerra, sino unos meses después, cuando Madrid se disponía a su defensa para evitar su caída ante la ofensiva del bando nacional sublevado, que se había propuesto la toma de la capital. La colección de la BNE no está completa. Comienza con el número 6 y salta hasta el 31. A partir del número 43, de 29 de diciembre de 1936, apenas hay faltas hasta el número 121, de 21 de marzo de 1937, Luego solo quedan unos pocos números sueltos hasta el último, el 734, de 24 de marzo de 1939. Muy pocos números, si alguno, se editarían después pues el fin de la guerra estaba cerca. El bando nacional la dio por terminada el 1 de abril con el parte final firmado por Franco. Se trata de una publicación diaria de solo dos páginas, una hoja, cuya información y opinión estaba dirigida, como es lógico, al objetivo de reforzar la moral de los combatientes para ganar la guerra. Incluía con frecuencia alguna ilustración, dibujo o fotografía, mucho más frecuente lo primero, lo que contribuía a darle mayor atractivo. Además de estar centrada en los episodios de la guerra daba información del exterior, sobre todo de la política de no intervención mantenida por Inglaterra y Francia que tanto perjudicó al bando republicano. Los redactores de Frente Libertario critican con frecuencia a los líderes de esos países y les reprochan además que tengan influencia en la posición de los EEUU, inicialmente proclive al Gobierno republicano. La posición anarquista era hacer la guerra al tiempo que la revolución social, lo que chocaba con otras fuerzas de izquierda, como socialista y comunistas, que priorizaban ganar la guerra antes de tomar medidas revolucionarias. Estas dos posiciones chocaron en numerosas ocasiones durante la guerra, lo que contribuyó a debilitar al bando republicano. Podemos ver un curioso ejemplo en este periódico en el número 319 de 16 de octubre de 1937, siendo presidente del Gobierno Juan Negrín. En lugar de las apretadas columnas de texto habituales, la portada de ese día apareció casi toda en blanco con sólo unas palabras en tipografía alta que decían: ‘Visado por la censura’. Que un periódico destinado a combatientes que formaban parte de las fuerzas del Gobierno republicano fuera censurado es toda una anormalidad. En la otra página está la solución al enigma: hay artículos en los que se informa y se deploran los rumores sobre la implantación de una dictadura en el bando republicano, lo que era totalmente contrario a la ideología libertaria de la CNT. En el último número que posee la BNE, ya cercano el fin de la guerra, el Movimiento Libertario animaba a seguir la guerra para conseguir una paz honrosa negociada, lo cual no fue posible por la negativa de Franco a aceptar otra cosa que una rendición sin condiciones. [Descripción publicada el 17/08/2022]