« Tornar

La Mujer (Madrid. 1871)

Revistas femeninas
Este periódico, nacido el año que se iniciaba la efímera monarquía parlamentaria de Amadeo de Saboya, se proponía “propagar las ideas de progreso que han hecho de la mujer inglesa y norteamericana una mujer fuerte, independiente, instruida y digna sin apartarse de los deberes que la encadenan al hogar por los lazos sagrados del amor y de la familia”. En el prospecto en el que anunciaba su salida, la publicación confesaba alejarse de la lucha política, terreno que dejaba a los hombres, para seguir los pasos de la Reina doña María Victoria, esposa de Amadeo. “Así como la Reina consagra sus desvelos a curar las llagas de la patria, procuremos imitarla haciendo bien y propagando la instrucción en nuestro sexo”. De periodicidad semana y de ocho páginas a dos columnas, la publicación incluía artículos de ciencia, literatura, educación y otros de interés general, además de novelas por entregas originales españolas. La primera, titulada ‘El hogar sin fuego’, era de la misma directora del periódico, Faustina Sáez de Melgar. Una de las características de la publicación es que insertaba en su cabecera toda la nómina de redactores y colaboradores con los que contaba, que parecen numerosos para tan pocas páginas como tenía. Fundadora y directora de otras publicaciones anteriores, como La Violeta, en los últimos años del reinado de Isabel II, Faustina Sáez de Melgar, que había empezado a publicar poemas en la prensa desde su juventud, consiguió el éxito con su novela ‘La pastora del Guadiela’ y fue una asidua colaboradora de la prensa de la época. Según la semblanza que hace de ella Francisca García Jáñez en la biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, Faustina Sáez de Melgar “acepta el rol de ‘ángel del hogar’ pero lo vive unido al desarrollo personal de la mujer”. Su lucha no era la igualdad de derechos con el hombre sino conseguir una mayor educación de la mujer para lograr ser respetada por el marido, poder instruir a los hijos y llevar la paz al hogar, sirviendo de elemento de encuentro y armonía en la lucha política. En un artículo de su primer número de 7 de junio de 1871, firmado por La Redacción, el periódico declara su propósito: “La Mujer, al reclamar modestamente un humilde puesto en el estadio de la prensa, saluda a todos sus colegas sin distinción de colores y les demanda por amor a España paz, armonía, concordia y fraternidad”. El último número que posee la BNE es el correspondiente al 30 de agosto y es muy posible que éste sea el último de la publicación porque apenas ha dejado rastro en la bibliografía de la historia del periodismo español. Lo más probable es que no consiguiera el número suficiente de suscriptores para mantenerse económicamente. Para contextualizar esta publicación, es preciso conocer que un año antes, en 1870, había sido fundada por el pedagogo e intelectual Fernando Castro la Asociación para la Enseñanza de la Mujer y que en el mismo año en que se publicó el periódico se examinó por primera vez una mujer en España para acceder a la enseñanza secundaria. El Instituto La Rábida (Huelva) guarda el examen de ingreso de las asignaturas de Latín y Castellano realizados por Antonia Arrobas a la edad de 13 años. [Descripción publicada el 15/03/2019]