« Volver

La Renaixensa (Barcelona. 1881)

Sotament (Reus)
Periódicos || Nacionalismo
Con el subtítulo “diari de Catalunya” aparece el uno de enero de 1881, siguiendo la secuencia (año y número) de la revista La Renaxensa, que había empezado a publicarse el uno de febrero de 1871 y, en 1876, modificado su título por La Renaixensa. La cabecera adopta el nombre del movimiento –Renaixença- que, a partir de los años treinta del siglo diecinueve, comenzará a dar cuerpo doctrinal al renacimiento basado en la recuperación de la lengua, la cultura y la historia nacionales catalanas. Ligada a este movimiento, la publicación fue fundada, impulsada y dirigida por destacados miembros de la sociedad La Jove Catalunya (1870): Àngel Guimerà i Jorge (1845-1924), Pere Aldavert i Martorell (1850-1932) y Francesc Matheu i Fornells (1851-1938). Se trata de una publicación íntegramente redactada en lengua vernácula, forjadora del renacimiento cultural catalán en el último tercio del siglo diecinueve, desde una posición pretendidamente apolítica, pero que tuvo un carácter ideológico conservador moderado (Gómez Aparicio: 1971). Nacida la revista como “periódich de literatura, ciencias y arts”, será un importante exponente del renacimiento literario e histórico catalán en todos sus géneros: la novela, el teatro, la poesía, el cuento, la narración histórica y la crítica, y el de las bellas artes (arquitectura, escultura, pintura y música). Al tiempo que estimulará el idioma vernáculo (participando en las cuestiones gramaticales de la lengua), hará lo mismo con las tradiciones (religiosas, económicas o sociales) catalanas, y aunque pretendió quedar al margen del partidismo político, sus principales impulsores, le darán una orientación conservadora favorable a la unidad de España, pero a la vez descentralizadora y foralista. Como revista, había empezado siendo quincenal (saliendo los días 1 y 15 de cada mes) hasta que se hizo semanal. A pesar de sus expresas declaraciones de apoliticismo, ya desde 1873 empezará a insertar artículos de este carácter, y en octubre de 1878 sufrirá su primera suspensión, apareciendo en su lugar un único volumen, de más de trescientas páginas, con el título Revista catalana de literatura, ciencias y artes, así como, en 1879, cinco números del título Lo Reixament. Cuando, en 1881, aparezca el diario, con el mismo título continuará publicándose también la revista cada mes hasta 1882, y como suplemento literario semanal del diario hasta 1903. Tras la celebración, en octubre de 1880, del Primer Congreso Catalanista, impulsado, entre otros, por el también catalanista pero de afiliación republicana federal y fundador y director desde el año anterior de Diari català Valentí Almirall i Lozzer (1841-1904), será cuando los promotores de La Renaixensa, enfrentados ideológicamente a Almirall, decidan hacer también diaria su cabecera, llegando a sacar ediciones de mañana y tarde hasta 1892, al tiempo que aumentan sus dificultades para mantener su neutralidad política. Tras la celebración del segundo congreso, en junio de 1883, el diario se adherirá al Centre Català, con el que romperá, también por su politización, en 1887, convirtiéndose a partir de entonces en órgano de LLiga de Catalunya, creada ese año. Los promotores del diario también intervendrán en la Asamblea de Manresa, celebrada en 1892, y desde este año será órgano oficioso de Unió Catalanista (1891). Aunque sus tiradas fueron siempre modestas, en las páginas de La Renaixensa colaborará lo más brillante de la intelectualidad catalana, llegando a abrirse a un nuevo catalanismo que contará con las firmas de, entre otros, Enric Prat de la Riba (1870-1917), Josep Puig i Cadafalch (1867-1956) o LLuís Duran i Ventosa (1870-1954), que empezarán a colaborar en sus páginas a partir de 1895. Compuesto a una columna, sus entregas –en octavo- son de paginación variada y continuada, entre ocho y 32. Tras una orden de suspensión, entre el 25 de marzo al 17 de abril de 1897 aparecerá como suplemento del también diario catalanista Lo somatent (Reus: 1886-1903), pero al ser suspendido también este la redacción de La Renaixensa se traslada a Reus hasta el 27 de octubre de ese año, estampándose el diario en la Imprenta Ramon Germans, de esta localidad. Es aquí cuando la publicación reinicia su secuencia (año, número y paginación), publicando hasta 193 entregas, y comenzará a estampar bajo su cabecera Nostre programe, que recoge unos párrafos del manifiesto de Unió Catalanista del 16 de marzo, en el que se exponen algunos principios del autogobierno catalán, como es la oficialidad de la lengua catalana, el mantenimiento del derecho civil catalán, unas cortes, organización territorial y fiscalidad propias catalanas, o la asunción por parte de catalanes de la magistratura y demás cargos públicos. El 28 de octubre volverá a editarse e imprimirse en Barcelona, continuando la secuencia que había quedado interrumpida el 13 de marzo de 1897. Tanto Aldavert como Guimerà se turnaron en la dirección del periódico hasta 1902, cuya cabecera había sido diseñada por el arquitecto catalán Lluís Domènech i Montaner (1850-1923), en donde destaca un grabado con un ave fénix con el escudo de Cataluña. Comienza cada número con las secciones dedicadas al santoral, las observaciones meteorológicas y la de Espectacles públichs, y le siguen otras, como Crònica general, Secció política, la doctrinal, Correspondència general, y la particular, crónicas y noticias bajo los epígrafes Barcelona, Catalunya o Regions espanyolas, y las de Comers, Telegramas y Darreras noticias, entre otras. La Renaixensa tuvo imprenta y editorial propia, a través de las cuales difundió la literatura catalana escrita en lengua vernácula. El último número de este diario se publicó el 9 de mayo de 1905. En 1995 se publica un facsímil, que comprende desde el uno de febrero de 1871 hasta el 31 de mayo de 1875; y entre las principales referencias bibliográficas sobre el mismo caben citar los trabajos de Torrent y Tasis (1966), Lluís Solà i Dachs (1978), Josep M. Figueres (1981), Josep M. Huertas (1995) y Carola Duran i Tort (1998, 2001 y 2006).