« Volver

Diario gaditano de la libertad e independencia nacional, político mercantil, económico y literario (Cádiz)

Diario gaditano
Periódicos anteriores a 1850
Conocido también con su título reducido a Diario gaditano, es el periódico más significativo, avanzado, beligerante y polémico del partido liberal en Cádiz durante el Trienio Liberal. Dirigido y redactado por el ex sacerdote vizcaíno y figura popular del periodo Antonio Olabarrieta (1763-1822), que utilizó el seudónimo de Clara-Rosa o Clararrosa. Comenzó a publicarse el 15 de septiembre de 1820 en números, generalmente, de cuatro páginas y sus contenidos eran noticias políticas nacionales, locales y extranjeras, así como polémicos artículos remitidos y de fondo, avisos, algunos anuncios y traducciones del francés e, incluso, sobre modas femeninas, del que su director es uno de sus introductores en el periodismo español. Refleja la evolución del liberalismo doceañista al de nuevo cuño del trienio, desde un reformismo de las instituciones eclesiásticas a un anticlericalismo y liberalismo a ultranza y un incipiente republicanismo, en especial desde 1821. Destaca también su carácter polemista, que le llevó a enfrentamientos dialécticos tanto con rivales como amigos, desde Fray Lasso de la Vega, José Fernández de Castro y el obispo de Cádiz, Francisco Javier Cienfuegos, hasta Alcalá Galiano. Su director llegará a ser detenido y sometido a proceso, muriendo cuando se encontraba encarcelado. A su muerte, a partir del uno de enero de 1823 será continuado por El constitucional de Cádiz, que seguirán redactado sus compañeros, hasta su desaparición el 27 de septiembre de 1823. Fue estampado en diferentes imprentas, en la de Roquero, la de Hércules y una propia con el nombre de Sincera Unión. El estudio en profundidad de este periódico, emparentado con El zurriago, el periódico exaltado por antonomasia del Trienio Liberal, y de la figura de su popular y polemista director se debe a Beatriz Sánchez Hita desde la Universidad de Cádiz.