« Volver

Nuevo teatro crítico (Madrid)

Literatura
Se trata de una revista cultural mensual editada y redactada enteramente por la escritora Emilia Pardo Bazán, quien empleó la herencia dejada por su padre para poner en marcha este proyecto. Tituló así la publicación en honor del padre Benito Jerónimo Feijoo, a quien admiraba y cuya obra Teatro Crítico Universal quería imitar en cuanto a la amplitud de criterio para acoger lo nuevo y desechar los prejuicios. Pese al trabajo que le suponía, dado que no dejó otras ocupaciones intelectuales mientras editaba la revista, Pardo Bazán estuvo publicándola durante tres años y con unas cien páginas por número hasta un total de 30 entregas, puesto que en el último año, 1893, se publicó cada dos meses. En la presentación que hizo en el primer número declara lo que le gustaba de Feijoo: ‘Apetezco su energía para afirmar la verdad, su claridad nítida, su graciosa variedad, su amenidad encantadora, que aun trasciende hoy, como el generoso vino de la solera vieja’. Y hace un elogio del periodismo del siglo XVIII y de algunos periodistas ilustrados a los que pretende imitar por su facilidad para abordar todas las facetas de la vida y de la cultura. También se propone hacer crítica literaria ponderada, algo que echaba en falta en España, y estudios de escritores. El de Pedro Antonio de Alarcón ocupará tres números de la revista. Pardo Bazán deja claro desde el primer momento que pretende luchar por la educación de la mujer y por su derecho a ser equiparada al hombre. Se llama a sí misma ‘individuo de la casta de los parias’ por no tener derecho al voto. Hay que poner en su contexto estas palabras, dado que sólo un año antes de salir la revista se había aprobado la ley del sufragio universal masculino. Serán numerosos los artículos de índole feminista que escribirá durante la corta vida de la publicación. Y tendrá que enfrentarse en este aspecto incluso a escritores de la talla de Leopoldo Alas, Clarín. El Centro de Estudios de la Mujer de la Universidad de Alicante publicó en 2003 un trabajo de Rocío Charques Gámez, titulado ‘Los artículos feministas en el Nuevo teatro crítico de Emilia Pardo Bazán’, obra que puede consultarse en línea. Con ocasión de la muerte de Concepción Arenal, otra pionera del feminismo español, Pardo Bazán le dedicará el artículo elogioso ‘Concepción Arenal y sus ideas acerca de la mujer’, en el número 26 de febrero de 1893. La escritora también abordará la política, pero de una manera que ella llama ingenua dada su falta de ataduras con ningún partido. Y afirma: ‘Para mí, la óptica del problema político es radicalmente distinta que para los políticos militantes: ellos ven el advenimiento o la caída de los suyos; yo veo España... que patria, dígase la verdad, aún no nos han prohibido tenerla a las mujeres’. La revista estaba estructurada en secciones fijas y secciones variables. Estas últimas incluían artículos sobre viajes, historia, cuestiones religiosas y crónicas diversas. Las secciones fijas la componían un cuento o novela corta; un estudio crítico-literario sobre libros, o dramas o comedias recientes, biografías, semblanzas o necrológicas de autores ilustres, nacionales y extranjeros; así como artículos sobre una cuestión social o política de actualidad o sobre personalidades políticas. En Nuevo Teatro Crítico uno de los temas polémicos que trató la escritora es el referente a su solicitud para ocupar un sillón de la Real Academia. Fue rechazada hasta tres veces y con el voto en contra de destacados escritores. En el número 3 de marzo de 1891 aborda por primera vez la cuestión y afirma que no pedía entrar en la Academia por satisfacer una ambición personal sino por reivindicar el derecho de las mujeres a entrar en toda clase de academias. En el último número de la revista, de diciembre de 1893, Pardo Bazán anuncia el cese de la publicación. Alega cansancio, razones de índole personal, pero también deja entrever que había desinterés por la cultura en España y que su revista apenas había llegado a tener difusión. Y acaba con estas palabras: ‘La única redactora del Teatro conservará siempre el recuerdo de las pruebas de cariño, respeto y simpatía que ha debido a sus constantes lectores; pruebas tan halagüeñas a veces que, a pesar de lo mucho que necesito el descanso, siento pena al cortar esta comunicación asidua con una escogidísima parte del público español’. [Descripción publicada el 7/5/2020]