« Back

La Tramontana (Barcelona. 1881)

Anarquismo || Revistas satíricas y humorísticas
Primer periódico ácrata escrito en catalán y de más larga vida del siglo diecinueve entre los de su carácter ideológico. Comenzó a publicarse el 16 de febrero de 1881, dirigido por el tipógrafo y carismático líder anarco-colectivista Josep Llunas i Pujals (1852-1905), que usará el seudónimo Lo Dimoni Gros, quien el año anterior había dirigido, también en Barcelona, La Teula y La Teula barcelonina, del mismo signo político. Su primer propietario será Evarist Ullastres, que también lo era de la Tipografía La Academia, en donde era estampado. Sus entregas son en gran formato, de cuatro páginas, compuestas a tres columnas, no faltándole grabado en casi ninguna de ellas. Tras el fallecimiento de Ullastres, en enero de 1887, La Tramontana pasó a ser propiedad de Llunas. Inserta textos en prosa y en verso, tanto doctrinales como de naturaleza satírica y humorística, escritos estos en un lenguaje coloquial. Su cabecera va inserta en un grabado en el que aparece una alegoría con la cabeza de un gigante con barretina soplando y barriendo lo que considera los males de la sociedad: clericalismo, militarismo, capitalismo o burguesía. El subtítulo –periódich polítch vermell [rojo]- va acompañado de las leyendas salut pública, interessos populars y arts y lletras. Tanto el director como el semanario representan una amalgama de elementos ideológicos avanzados en los que confluyen el anticlericalismo, el republicanismo federal, el librepensamiento, la masonería, el anarquismo colectivista y el catalanismo popular y progresista. Combina y compatibiliza el nacionalismo catalán –se defenderá de la acusación de separatista- con el internacionalismo bakunista y el obrerismo, apostando por la defensa del anti-apoliticismo. Es considerado como el semanario barcelonés “de más tradición revolucionaria”. Tanto Llunas como el resto de sus redactores y colaboradores pertenecían a la clase obrera, entre los que se encontraron los también tipógrafos Eduald Canivell (1858-1928) y Emili Guanyavents (1860-1941), así como Anselmo Lorenzo (1841-1914) y Cels Gomis (1841-1915), aunque este de forma solo nominal. El semanario sufrirá numerosas denuncias, sanciones y suspensiones, en concreto desde diciembre de 1893 a enero de 1895, así como el encarcelamiento de sus redactores. Publica la entrega 717 y última el 12 de julio de 1896, quedando suspendido el periódico y encarcelado su director. En la colección digitalizada de la Biblioteca Nacional de España solo se encuentra el número 221 de este título, correspondiente al su quinto año de edición y once de septiembre de 1885, ocupando enteramente su cuarta plana diversos chistes gráficos. Existe una edición facsímil (1990) del número extraordinario (422) del 14 de julio de 1889, dedicado a conmemorar el centenario de la revolución francesa de 1789. También editó, desde 1888 a 1896, un Almanach, con ilustraciones en color. Bibliografía de referencia sobre este semanario y su director son los trabajos de Olivé i Serret (1984) y Vicente i Izquierdo (1994 y 1999). La digitalización completa del semanario La Tramontana y de sus almanaques, a cargo de Jordi Martí Font, se encuentra en la web del Centre de Lectura de Reus.