« Back

La Corona (Barcelona. 1857)

Corona de Aragón || Crónica de Cataluña (Ed. de la mañana)
Periódicos
Este título barcelonés se considera continuación del diario La Corona de Aragón, que empezara a dirigir quien será una de las principales figuras de la Renaixença, Víctor Balaguer (1824-1901), a partir de noviembre de 1854, al comienzo del Bienio Progresista, para reivindicar las peculiaridades históricas, políticas y sociales comunes de Aragón, Cataluña, Baleares y Valencia, buscando una alianza entre estos territorios, mostrándose contrario al centralismo pero carente de reivindicaciones independentistas, que llega a insertar algunos poemas en lengua catalana, y todo ello desde una ideología progresista, que pretendía “la construcción de una España más libre”. Balaguer se separará en 1856 de La Corona de Aragón, que quedará suspendida durante el primer trimestre de 1857, y a partir del uno de abril, continuando la serie –Año IV y número 72–, aparecerá en su lugar con el título reducido: La Corona, siguiendo adscrita al progresismo catalanista. La colección de este título en la Biblioteca Nacional de España (BNE) comienza con su número 100, correspondiente al 29 de abril de 1857. Se trata de un diario que salía por la tarde en formato gran folio, de cuatro páginas y compuesto a cinco columnas, en el que aparece como editor responsable Narciso Ramírez y Rialp, en cuyo establecimiento tipográfico era estampado. Su subtítulo es “periódico liberal independiente”, y se le atribuye su dirección al médico José Román de Lacunza (-1875), que desde 1856 ya venía siendo el director de La Corona de Aragón, y que será su editorialista, como firmante de su principal artículo de fondo. Entre sus redactores aparecen también Augusto Tell, Telesforo Roig, Juan Belza, Manuel Mir o el republicano Adolfo Joaritzti (1835-1871). Fue su primer secretario de redacción, Juan Álvarez; después lo será Ramón Ripoll, y, por último, Jaime Costa. Comienza cada entrega con el correspondiente artículo de fondo o editorial, seguido a veces de breves comentarios sobre la actualidad o revista de prensa. Se estructura en secciones con epígrafes Correo nacional (en donde inserta la normativa publicada por la Gaceta de Madrid o informaciones de provincias, además de la subsección de Cortes); Correo extranjero; Gacetilla (con información local); Sección comercial (movimiento portuario y cotizaciones bursátiles); Sección religiosa (culto); Diversiones públicas (cartelera); Variedades; Remitidos (especie de cartas al director), así como Anuncios oficiales, particulares y otras inserciones publicitarias. Al ser un periódico vespertino tiene asimismo una sección bajo el epígrafe Últimas noticias o Alcance, que le eran suministradas por sus corresponsales (correspondencias). Muy pronto, a partir del once de septiembre de ese año 1857, cambia de formato y a componerse a cuatro columnas, reduciendo el subtítulo a solo “diario liberal”, sacando dos ediciones diarias, una matutina (de dos o cuatro páginas) y otra vespertina (de cuatro páginas). Asimismo, publicará folletines, con paginación propia para su colección, algunos de los cuales irán ilustrados con grabados. (La colección de la BNE contiene ambas ediciones). Asimismo, ofrecerá información sobre las actividades del Partido Progresista. También sufrirá los rigores de la censura, como puede observarse en los “blancos” que aparecen en su número 297, correspondiente al 14 de junio de 1865. A partir del 19 de junio de ese año recupera su formato anterior, compuesto de nuevo a cinco columnas, pero con nueva tipografía. Toma el subtítulo “diario liberal de Barcelona” y sigue editando una edición matutina y otra, de menor tamaño, vespertina, excepto los días festivos, que solo saldrá por la mañana. Quedó de nuevo suspendido del 18 de agosto al 23 de noviembre de 1867, por “causas ajenas a su voluntad”. El último número en la colección de la BNE corresponde al 26 de junio de 1868. A partir del 28 de julio, bajo la dirección de Llorenç Mas i Oliver, se fusionó con Crónica de Cataluña, otro diario que había comenzado a publicarse el 13 de mayo de ese año 1868, apareciendo ambos títulos estampados en su cabecera, y a partir del 13 de agosto, aparecerá sólo el título La Corona, cesando definitivamente de publicarse este título el 29 de septiembre, con su número 444, diez días después del pronunciamiento que derrocó a Isabel II. A partir del 30 de septiembre continuará publicándose en su lugar Crónica de Cataluña, que continuará la secuencia, con el número 445, y seguirá publicándose hasta 1886.