« Back

El Correo español El Pueblo vasco

Correo español-El Pueblo vasco || Correo de Vizcaya
Correo español (Bilbao) || Pueblo vasco (Bilbao)
Periódicos
Nace de la fusión entre ambas cabeceras, el trece de abril de 1938, para convertirse al comenzar el siglo veintiuno en el diario en torno a la cual se constituye el primer grupo de comunicación multimedia español: Vocento. El primero en aparecer sería El Pueblo vasco, el uno de mayo de 1910, en Bilbao, promovido por un grupo de empresarios comandados por los hermanos Ybarra de la Revilla (Gabriel, Emilio y Fernando), con el acuerdo con Rafael Picavea Leguía (1867-1946), que, desde 1903, venía editando este mismo título en San Sebastián. El vizcaíno será de tendencia liberal-conservadora, defensor de la monarquía alfonsina, los intereses de la iglesia católica y el nacionalismo español. El 14 de junio de 1911, se constituirá su empresa editora: Sociedad Civil El Pueblo Vasco de Bilbao, siendo Picavea, presidente; Gabriel de Ybarra (1877-1961), vicepresidente, y como consejeros, su hermano Emilio (1879-1959) y el abogado de la familia José Joaquín Zayas, entre otros. Juan de la Cruz Elizondo (1879-1940) pasará a dirigir, desde la cabecera donostiarra, la vizcaína, que será portavoz del Partido Conservador, liderado por Antonio Maura (1853-1925), del que Fernando de Ybarra (1875-1936) era su presidente en la provincia. Competirá con la también católica La Gaceta del norte (1901-1987), de Editorial Vizcaya, S.A. (constituida en 1904), que controlaban los Urquijo Ybarra, primos de los Ybarra de la Revilla, pero de orientación vaticanista antidinástica; además será crítico con el diario portavoz del Partido Nacionalista Vasco: Euzkadi (Bilbao: 1913-1939). Tras el abandono de Picavea, el 31 de junio de 1915 Gabriel de Ybarra asume la presidencia de la empresa editora, cuando unos tres años antes el periódico había alcanzado unos 4.500 ejemplares de venta. Según la estadística de la prensa de 1920, el diario de los Ybarra tenía una difusión en torno a los 6.759 ejemplares, frente a los 30.000 de La Gaceta… o los 25.000 de El Liberal (Bilbao: 1901-1937). Según la de 1927, El Pueblo vasco, que había adquirido una rotativa en 1923 y será defensor de la dictadura primoriverista (1923-1930), alcanza los 8.014; La Gaceta…, 12.000; El Liberal, 30.000, y Euzkadi, 37.000 ejemplares. Entre sus colaboradores de esa época estarán Pío Baroja, Ramón María del Valle Inclán, Azorín, José María Salaverría, Francisco de Grandmontagne, Concha Espina, Mourlane Michelena, Julio Camba o Rafael Sánchez Mazas. Como monárquico y clerical, será contrario a la segunda república y durante los años treinta contará, además de Salaverría, con colaboradores como Juan Pujol, José Félix de Lequerica, Eugenio D’Ors, Ramiro de Maeztu o Z. García Villada. Fue suspendido durante cinco días en octubre de 1934, y el 17 de julio de 1936 será intervenido y, el once de diciembre del mismo año, incautado por orden del Gobierno Vasco, y sustituido por Tierra vasca, de Acción Nacionalista Vasca. A los diecisiete días de haber tomado Bilbao el ejército franquista, el seis de julio de 1937 El Pueblo vasco reanuda su publicación de manos de sus antiguos propietarios, cambiado su subtítulo de “diario independiente” a “diario nacional”. Ese mismo día y como órgano de los tradicionalistas comenzará también a publicarse El Correo español, dirigido por Eusebio Zuloaga y de Prida (1880-1954), desde los talleres incautados al citado diario Euzkadi (que pasará a editarse en Barcelona), hasta que, el 13 de abril de 1938, ambas cabeceras se fusionen, con el subtítulo “diario de Falange Española Tradicionalista y de las JONS”. En diciembre de 1939 será constituida la nueva empresa editora Sociedad Anónima El Pueblo Vasco de Bilbao, cuyo presidente será José María Zayas y Lafarga; vicepresidente, Pedro Galíndez Vallejo; consejero delegado, Javier de Ybarra Bergé (1913-1977), hijo del fundador del diario, Gabriel de Ybarra de la Revilla; y como consejeros, Luis María de Ybarra Oriol y José María de Areilza, entre otros. Santiago Nadal Gaya (1909-1974) es nombrado director, siendo sustituido al comenzar 1940 por Joaquín Zuazagoitia Azcorra (1892-1971). La diversidad ideológica de los hasta diecinueve diarios vascos durante el periodo republicano –nueve de ellos solo en Vizcaya-, el franquismo los transmutará en monopolio ideológico y casi oligopolio empresarial. A partir de mayo de 1945, los Ybarra se desligan de Falange y un mes después unen sus intereses con el grupo empresarial de los Bergareche y Echevarría, editores del independiente El Noticiero bilbaíno (1875), diario que en 1937 también había sido requisado y suprimido por Falange, como partido único de la España nacional. De la fusión de las respectivas empresas se constituye Bilbao Editorial, S.A., cuyo presidente será Javier Ybarra Bergé; vicepresidente, Luis Bergareche Maruri (1910-1994), y gerente, hasta su fallecimiento, Alejandro Echevarría Zorrozúa (1913-1966), nieto del fundador de El Noticiero… (Manuel Echevarría Torres: 1839-1917), quien asumirá también la dirección del periódico, desde 1951 a 1960. Previamente lo había dirigido, desde 1949, Ramón Sierra Bustamante (1898-1988). Echevarría Zorrozúa impulsará en 1946 la edición de El Correo español – El Pueblo vasco para la provincia de Álava, que contaba como corresponsal en Vitoria con Hilario Dorado, y para antes de que acabe la década de los cuarenta, la empresa adquirirá la mayor parte de las acciones de la Sociedad Vascongada de Publicaciones, S.A., editora del donostiarra El Diario vasco, que había comenzado a publicarse en 1934, afecto a la Unión Regionalista Guipuzcoana y, por tanto, a la monárquica Renovación Española, como periódico conservador, alfonsino y antinacionalista vasco -aunque foralista-, que asimismo había sido incautado y suspendido entre 1936 y 1937 y después apropiado por los falangistas. Echevarría Zorrozúa será a partir de entonces también el gerente de esta sociedad editora. Bilbao Editorial adquirirá en 1956 el sesenta por ciento de las acciones de Prensa Castellana, editora del diario madrileño Informaciones (1922-1983). En 1960, cuando su tirada era de unos 28.393 ejemplares, después de que en 1956 hubiera sido de unos 41.000, Antonio Barrena Ballarín (1925-1996) asumirá la dirección del periódico bilbaíno, que comenzará también a publicar su edición de La Rioja, al tiempo que la empresa editora adquirirá El Correo de Zamora (1897-), que en 1993 venderá. En 1964, comienza a editar también su edición de Guipúzcoa, y el 15 de agosto de 1965, con una nueva rotativa, abandona su formato sábana y adopta el tabloide, aumentando así su número de páginas. Según el Anuario de la prensa española de ese año, su tirada era de 60.000 ejemplares. Después, en 1982, modernizará su diseño, que volverá a cambiarlo en 1988, 1991 y 2000. En septiembre de 1969 había quedado constituido un nuevo consejo de Administración de la empresa editora, entre cuyos vocales se encontrarán Juan Antonio de Ybarra Ybarra, Javier de Ybarra Ybarra, Emilio de Ybarra Churruca, José Luis de Ybarra Villabaso, Luis María de Ybarra Zubiría, Fernando de Ybarra López-Dóriga, Juan Luis Bergareche Busquet, Alejandro Echevarría Busquet y Enrique de Areilza Churruca, entre otros. En 1971 superará en difusión a la también histórica La Gaceta del norte, con más de 81.000 ejemplares, convirtiéndose a partir de entonces en el diario más vendido del norte de España. En 1976, su difusión en el País Vasco alcanza los 89.433 ejemplares, frente a los 76.525 de La Gaceta…, aunque irá descendiendo esa cifra, hasta los 69.132, en 1978; iniciando a partir de entonces un acenso hasta alcanzar los 133.032, en 1998, como sexto diario de mayor difusión en España. El ocho de junio de 1980 había iniciado su edición Margen izquierda, y a partir de 1982 comenzará también a publicar las ediciones comarcales Margen derecha, Costa y Duranguesado. Asimismo, en este mismo año, la empresa editora adquiere el diario Sur (Málaga: 1932-); en 1984, el santanderino El Diario montañés (1902-); en 1985, creará la filial Corporación de Medios de Comunicación, S.A. (COMECOSA), que en 1988 adquirirá los diarios de Editorial Católica: La Verdad (Murcia: 1903-), Ideal (Granada: 1932), Hoy (Badajoz: 1933-) y el madrileño Ya (1935-1998), que venderá en 1991. También adquirirá, en 1992, El Norte de Castilla (Valladolid: 1856-); en 1995, El Comercio (Gijón: 1878-), así como La Rioja (Logroño: 1889-) y el 35% por ciento de Las Provincias (Valencia: 1886-). Desde 1993, sus medios escritos serán adscritos a su filial Corporación de Medios Regionales, S.A. (COMERESA), y, en 2001, la fusión del Grupo Correo y Prensa España, editora del diario ABC (Madrid: 1903-), dará lugar al mayor grupo de comunicación español: Vocento, cuyos medios impresos superan los 800.000 ejemplares. En 1990 había asumido la dirección Antonio Guerrero Troyano (1931-2011), quien será sustituido, en 1993, por José Antonio Zarzalejos Nieto; y éste, en 1998, por Ángel Arnedo Gil (1945-), quien es relevado en la dirección, en 2007, por Juan Carlos Rodríguez. Desde 1999 su cabecera adopta el título El Correo, que es como comúnmente se le conoce, aunque manteniendo en la misma el título compuesto completo. La clave del poder industrial y financiero en la economía española de los Ybarra se había iniciado en el siglo diecinueve a través de Minas de Somorrostro, alcanzando después las presidencias de los Bancos de Bilbao y de Vizcaya. Ybarra Bergé había sido alcalde de Bilao y era consejero del Banco de Vizcaya e Iberduero, entre otras empresas, cuando fue asesinado por ETA en 1977, siendo sustituido en la presidencia por Bergareche Maruri, que la abandonará en junio de 1989, sucediéndole en el puesto Santiago Ybarra y Churruca (1935-), hermano de Emilio (1936-), que también será consejero de la empresa editora y primer presidente del BBVA (1988). Tras la constitución de Vocento, Santiago Ybarra lo presidirá hasta 2008. Desde febrero de 2015, Santiago Bergareche Busquet (1955-) es presidente del Grupo Vocento, con un centenar de empresas y con más de tres millones de lectores diarios sus medios impresos, siéndolo también de Dinamia, así como vicepresidente primero de Ferrovial y consejero de MAxam, entre otros cargos; habiendo sido anteriormente director general de BBVA, presidente de Metrovacesa, Agromán y Cepsa. Entre la bibliografía de referencia sobre este título, citamos las dos monografías conmemorativas publicadas en 1985, una de ellas escrita por Enrique de Ybarra; la que Alfonso Sánchez-Tabernero publica en 1989 y la tesis doctoral de García González, de 2011. En 1977, Alfonso Carlos Saiz Valdivieso había publicado Triunfo y tragedia del periodismo vasco, y en 1991, aparece el Catálogo de publicaciones periódicas vascas de los siglos XIX y XX, de Adolfo Ruiz de Gauna, que es colofón de sus anteriores de 1987 y 1990. Otros trabajos son el capítulo dedicado a la prensa vasca en el volumen La prensa de los siglos XIX y XX (1986) y el de Bezunartea (1988); el volumen Los medios de comunicación en el País Vasco (1993); la tesis de Abril Vargas (1994); el de Caminos (1996), los titulados De la prensa tradicional al desafío cibernético (1997) y El control de las concentraciones de medios de comunicación, de Alberto Pérez Gómez (2002), así como el de Sáiz de Valdivieso (2000). También sobre la familia Ybarra, Pablo Díaz Morlán publica su monografía en 1999 y 2002. Más de una veintena de artículos en revistas científicas han abordado asimismo la historia de este diario o la prensa vasca, como son los de Guijarro (1987), Díaz Noci (1995 y 1998), Arias (1997 y 1998), Zalbidea Bengoa (1998), Arriaga Landetea y Pérez Soengas (2000), Alberdi (2002), Coca (1993) y el del ya citado Sánchez-Tabernero (2005), entre otros.