« Volver

Revista de historia y de genealogía española (Madrid)

Historia
Publicación dedicada principalmente a la investigación de las ciencia auxiliar histórica de la genealogía y la heráldica, cuyo primer número aparece en febrero de 1912, y que en el primer tercio del siglo veinte compartirá estos estudios con las también revistas Academia heráldica (1906-1910) y Nueva academia heráldica… (1913-1923). En el caso de esta revista, tendrá dos épocas. La primera acabará con la entrega de septiembre-octubre de 1919, y la segunda se prolonga desde 1927 a 1931. Se trata de una publicación de gran empaque, que tratará los asuntos que le son propios desde una posición clásica de carácter conservador, ‘nobiliarista’ y estamental, pero de gran enjundia y notable erudición. Empezará apareciendo los días quince de cada mes, en entregas de un formato en 4º y en torno al medio centenar de páginas, con foliación continuada y formando tomos anuales, para los que confeccionará un índice de materias (el segundo comenzará también en febrero), reiniciando así mismo la secuencia de numeración de sus entregas. Su composición es a una y dos columnas e insertará fotograbados e ilustraciones fuera de texto. Algunas de sus entregas serán bimensuales, duplicando el número de sus páginas, como lo fue en todo el año 1919, y cuando reaparezca en enero de 1927, algunas serán también trimestrales, correspondiendo la última a noviembre-diciembre de 1931. En su primera época fue estampada en la Imprenta de los Sucesores de Rivadeneira y, en la segunda, en la de C. Bermejo. Publicará estudios de genealogía (árboles genealógicos, de solares y linajes) y de heráldica (escudos o lemas); estudios y guías de corporaciones nobiliarias (nobleza, maestranzas y órdenes militares); documentos inéditos (padrones de hijosdalgo o privilegios), estudios histórico-literarios, así como biografías y artículos de historia general o arqueología. Tendrá secciones de reseñas bibliográficas (principalmente escritas por Domínguez, Otero o Moreno), Revista de revistas, tanto españolas como extranjeras (sumarios), Noticias oficiales (con resoluciones del Ministerio de Gracia y Justicia) y varias, así como otra de consultas. Llega a publicar algún suplemento. Sus grabados se referirán a facsímiles de documentos, escudos, blasones, monumentos o retratos. Inserta también una lista de suscriptores. Al frente de la revista estarán una serie de nobles eruditos que ya habían publicado obras sobre la materia, como el décimo marqués de Santacara, el abogado y escritor Joaquín Argamasilla de la Cerda y Bayona (1870-1940), que será su director; y como redactores el marqués de Hermosilla, Santiago Otero Enríquez (después será redactor-jefe); el séptimo conde de Rodezno, el abogado y dirigente carlista Tomás Domínguez Arévalo (1882-1952); el conde de Lascoiti, José Fernández de Lascoiti y Jiménez (1880-1962), y Juan Moreno de Guerra y Alonso (1878-1936). En su segunda época se sumarán a la redacción el marqués de Saltillo, Miguel Lasso de la Vega y López de Tejada; el conde de Vallellano, Fernando Suárez de Tangil y de Angulo, y Miguel Gómez del Campillo. Su secretario-administrador será Enrique Ugarte Añíbarro. Contará con otros colaboradores, como Francisco Fernández de Bethencourt (1851-1916), Rodrigo Amador de los Ríos, Gabriel Maura Gamazo, Juan Pérez de Guzmán, Francisco Rodríguez Marín, Mariano Arigita, Juan Carlos de Guerra, Ricardo del Arco, Emilio Cróquer, Bernardino Martín Mínguez, José Márquez de la Plata, Alfonso Jara y Seijas, Juan Vázquez de Mella, Arturo Campión o Pelayo Quintero Atauri, así como los condes de Cedillo y de Doña-Marina o los marqueses de Cerralbo, de Laurencín, de Rafal y el del Valle de la Reina. La editora de la revista contará con una sección de investigaciones históricas nobiliarias y genealógicas, para la preparación de expedientes de pruebas para ingreso en las órdenes militares, maestranzas y corporaciones nobiliarias; para el estudio y tramitación de sucesiones y rehabilitaciones de títulos y para la expedición de copias de documentos.