« Volver

La Semana popular ilustrada (Barcelona)

Revistas de información general
Periódico de doce páginas editado en Barcelona dedicado especialmente a la clase obrera con grandes grabados y reportajes científicos y literarios además de una sección completa de noticias de la semana. Al precio de 10 céntimos, el semanario se vanagloriaba en su primer número de 31 de julio de 1890 de su exiguo precio. “No creemos que desde que hay prensa en España se haya publicado un periódico ilustrado tan barato como el que ofrecemos al público”. Y justificaba así el que fuera tan asequible: “Queremos que el trabajador, por exiguos que sean sus recursos, tenga como las clases acomodadas un periódico con imágenes que alegre su hogar durante la semana y que, al par que al deleite, contribuya indirectamente a la educación de la familia”. En este primer número podemos ver en portada los retratos fotográficos de Sagasta y Cánovas del Castillo, los dos líderes políticos que se alternaban en el poder en la España de la Restauración, una doble página con un grabado del casino de Mónaco, una página con caricaturas y otra con la ilustración del submarino de Isaac Peral. La imagen era la gran apuesta del semanario y repasando sus páginas se pueden encontrar grabados de todo tipo, como los de temática costumbrista o estampas históricas y artísticas, abundando los referentes a los nuevos inventos de la época como la navegación aérea, que empezaba a dar sus primeros pasos. No faltaba tampoco una página dedicada a las viñetas de humor con caricaturas destinadas a la sátira social. La fotografía, aunque escasa, también está representada en la publicación, especialmente con imágenes de monumentos como por ejemplo La Alhambra, el Castillo de Coca o la catedral de Burgos. En el número de 14 de mayo de 1891, en un artículo titulado Novedades fotográficas, se informa de los últimos avances en este campo y se reproduce la foto de una mujer obtenida con el resplandor de la luz de una luciérnaga. Ese mismo año de 1891 aparece Blanco y Negro, revista que junto con Nuevo Mundo, aparecida tres años después, lideran la integración definitiva de la fotografía en la prensa española. En la Semana popular ilustrada es todavía el grabado, en ocasiones de página entera, el que predomina. Con el número 96 de 26 de mayo de 1892, el semanario se despidió de sus lectores para dar paso a La Velada, revista ilustrada que continuaba al anterior pero con mayor precio de venta. Parece claro que debido a ser tan barato no se había logrado hacer rentable su publicación. [Descripción publicada el 15/03/2019]