« Volver

El País (Madrid. Ed. impresa)

El País (Ed. Madrid)
Periódicos
Nace en los albores de la Transición política española, antes de que se cumplieran cinco meses de la desaparición del dictador Francisco Franco (1892-1975), el cuatro de mayo de 1976, para involucrarse y luchar activamente por la conquista de las libertades y la reinstauración de la democracia en España (Marina Carranza: 2012), y lo hace identificándose “con los movimientos moderadamente progresistas” de la sociedad, desde una posición política de “centro-izquierda”, tal como dirá al cumplir su treinta aniversario –en 2004– el que fue –hasta 1988– su primer director, el periodista y académico Juan Luis Cebrián (1944-), convirtiéndose en uno de los grandes protagonistas de esa transición, junto al vespertino que apareció el 18 de octubre de ese mismo año en Madrid: Diario 16. El proyecto periodístico de El País había sido ideado pocos años antes, junto a los periodistas Carlos Mendo (1933-2010) y Darío Valcárcel (1940), por el ingeniero y editor José Ortega Spottorno (1918-2002), al objeto de crear un diario independiente, moderno, de calidad, liberal y europeísta, que recuperara la estela de El Imparcial (1867-1933) y El Sol (1917), el primero fundado por su abuelo y el segundo, yugulado al final de la guerra civil (1936-1939), en el que había participado tan activamente y como director su padre, el filósofo José Ortega y Gasset (1883-1955). Mientras que Ortega Spottorno será el presidente de la empresa editora –Promotora de Informaciones (Prisa)–, el editor Jesús de Polanco (1929-2007) ocupará el cargo de consejero delegado, hasta que en 1988 ocupe la presidencia y Cebrián el puesto dejado vacante por Polanco. Al mismo tiempo que las Cortes constituyentes elaboraban la Constitución de 1978, Cebrián sería condenado “por desacato” a tres meses de cárcel por el editorial del nueve de abril de ese año, y su redacción sufrirá un atentado mortal en aquellos meses por parte de miembros de la ultraderechista Fuerza Nueva. En junio de dos años antes había sido muy llamativo el artículo que el historiador y político Ricardo de la Cierva (1926) había publicado en sus páginas tras el nombramiento de Adolfo Suárez (1923-2014) por parte del rey Juan Carlos como jefe de su gobierno, bajo el título “¡Qué error, qué inmenso error!”, que quedaría desmentido muy pronto dado el cambio modélico como posteriormente fue calificado el tránsito de una larguísima dictadura militar a una incipiente Democracia Española. Tras su aparición, el diario había iniciado una creciente influencia en las capas de la burguesía liberal y clases profesionales y medias españolas, a través de un diseño sencillo y estético, que lo asemejaba a los grandes y seculares rotativos europeos, una gran calidad informativa de sus profesionales y un marcado carácter intelectual de los autores de sus páginas de opinión, con un también claro carácter laicista que nunca ha abandonado, que lo convertirán en el diario de información general de mayor difusión de España a partir de 1980, con una tirada media de 201.733 ejemplares ese año, superando al principal órgano periodístico del sector político y social de la derecha conservadora española: el diario Abc, con 192.739 ejemplares. No exenta aquéllos años la joven Democracia Española de intentos golpistas, durante el perpetrado desde la tarde del 23 de febrero de 1981, con el secuestro del Congreso de los Diputados, El País fue el único diario español –al negarse el director de Diario 16, Pedro J. Ramírez, de hacerlo conjuntamente– que sacó una primera edición especial a favor de la Constitución y la democracia, llegando a tirar hasta siete ediciones desde las 21 horas del día 23 a las 12 horas del día 24. Cuando el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) liderado por Felipe González gana con una abultadísima mayoría las elecciones generales del 28 de octubre de 1982 (202 diputados de un total de 350), el diario El País había recorrido un triunfal camino en corto tiempo (Barrera: 1995), para asentarse como una “institución de referencia” periodística no sólo a nivel español sino también europeo. Así, de los 128.000 ejemplares en 1979, había pasado tres años después a vender una media de 297.000 ejemplares, que en 1983 superarán los 341.000. Es en este el año cuando los accionistas contestatarios a su política editorial de centro-izquierda venden sus acciones de Prisa, como editora de un medio que había adoptado desde su nacimiento el subtítulo de “diario independiente de la mañana”. Para este singular proyecto periodístico, de rigor informativo y cultural y vehículo de expresión laica, liberal, moderna y de centro-izquierda, El País contará con un selecto grupo de periodistas y de relevantes intelectuales y profesionales, empezando por el que será uno de sus principales editorialistas y articulistas, Javier Pradera (1934-2011), y siguiendo por Francisco Umbral, Vicente Verdú, Rafael Conte, Juan Cueto, Maruja Torres, Rosa Montero, Manuel Vicent, Ángel S. Harguindey, Soledad Gallego-Díaz, Patxo Unzueta, Juan Cruz, Eduardo Haro Tecglen, Manuel Vázquez Montalbán o Francisco Calvo Serraller. Muy pronto fue también el primer diario español que publicaba un Libro de estilo (1977), que se convertirá en modelo y al que siguieron los demás grupos de medios de comunicación. A ello siguió la instauración de un Estatuto de la Redacción (1980) y la creación del primer Defensor del lector (1985). También fue el primero en establecer acuerdos de colaboración con otros periódicos europeos ideológicamente afines: La Repubblica (Italia) o Le Monde (Francia), que desde 2001 editan conjuntamente el suplemento International Herald Tribune. Ha sido la edición de numerosos suplementos otra de las novedades en las que el grupo Prisa se considera pionero en la prensa española contemporánea, empezando por la revista El País semanal, que en 1991 ya superaba el millón de ejemplares vendidos, y siguiendo por Babelia, el suplemento cultural especializado en literatura y arte, que ese mismo año empieza a publicar, así como El Viajero, Domingo, Propiedades, Negocios, u otras revistas como S Moda y On Madrid, que será sustituida por una cabecera también añeja como es Guía del ocio. También publica ediciones para Barcelona (1982), País Vasco, Comunidad Valenciana, Galicia, Andalucía y Madrid (1988), así como la internacional y la de América, y desde su primer año El Anuario. En 1983, obtuvo el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades. Desde 1984, Prisa es el principal accionista de la Cadena Ser, y a finales de esta década era ya el mayor grupo de comunicación español (prensa, radio, televisión y editoriales), propietario también del diario económico Cinco Días, desde 1989, y Canal Plus, al que sumará el deportivo diario As, desde 1996, entre otros medios, expandiéndose su accionariado a otros grupos de comunicación extranjeros, especialmente de Portugal y Latinoamérica. La venta diaria de El País en 1985 era de 348.293 ejemplares; en 1990, 375.875; en 1991, 394.686 (frente a los 292.631, de Abc); en 1993, 401.258, y en 1994, 408.000 ejemplares. En 2011, la empresa editora registrará importantes pérdidas, en torno a los 451 millones de euros. A partir del 21 de octubre de 2007, el diario, caracterizado desde su fundación por un tratamiento sobrio y la clara separación entre información y opinión, modifica su diseño y subtítulo, rezando ahora como “el periódico global en español”. Además de Cebrián, que en 2008 asumirá la presidencia ejecutiva del grupo Prisa, han dirigido El País Joaquín Estefanía (1988-1993), Jesús Ceberio (1993-2006), Javier Moreno (2006-2014), Antonio Caño (2014-2018) y actualmente (junio 2018) Soledad Gallego-Díaz es su directora. Referencias a El País se producen en cuantos trabajos sobre la prensa española de la Democracia Española se publican, y María Cruz Seoane y S. Sueiro son las autoras de la principal monografía sobre la historia de este diario y Prisa (2004). Marie-Christine Moreau viene publicando un dilatado número de artículos sobre el mismo (1993, 1996, 1999, 2004, 2007 y 2010). Otras referencias son los trabajos de Gerard Imbert (1985 y 1986), el segundo acompañado de José Vidal Beneyto; Jesús Cacho (1999), M.J. Canel (1999), Luis Negró Acedo (2006), Pedro Crespo de Lara (2007 y 2014), Juan Pablo Fusi (2007), Felicia Augusto-Hönicke (2008), Enrique González Duro (2011), Marcos Marina Carranza (2012), Raúl Risueño Sebastián (2012) y Paige Brennan (2013). Esta colección incluye, en ejemplares independientes, los índices anuales de 1976 a 1991. También se encuentra en esta Hemeroteca Digital el Anuario de El país (1982-2008). Ejemplares de 1976-2010 donados por Intedoc. [Descripción modificada el 22/6/2018]