« Volver

Papel semanario de Sevilla (Sevilla)

Periódicos anteriores a 1850
Esta publicación periódica ha permanecido desconocida en los estudios del periodismo sevillano y español, como es el caso de los llevados a cabo, en 1889, por Manuel Aznar y Gómez y, en 1896, por Chaves, así como por los de Aguilar Piñal de 1974 y 1978. En la colección de La Biblioteca Nacional de España sólo se encuentran los números 41 y 43 de este título, correspondientes al 13 y 27 de noviembre de 1787, respectivamente; pero el mismo también está catalogado en la Hemeroteca Municipal de Sevilla, y el 17 de enero de 1986, el profesor José Antonio Jiménez denunciaba en el diario ABC, de Sevilla, la desaparición de su colección en el derrumbe de la Biblioteca Capitular y Colombina de esta ciudad. Sin embargo, su colección prácticamente completa –a excepción del número 34- se encuentra en el Thomas J. Dodel Research Center de la Universidad de Conneticut, y se puede acceder on line a la misma a través de Archive.org. Su primer número aparece el seis de febrero de 1787, aunque también con la indicación de “número 1”, pero sin fecha, publica previamente su prospecto en donde ofrece el plan de publicación y suscripción de lo que será este semanario, que expresa que aparecerá los viernes y que a partir de su número 15, correspondiente al 15 de febrero de ese año, lo hará cada martes, además de aparecer desde entonces el pie de imprenta. Este no es otro que el de la Imprenta de la Ciudad, en la calle Génova, es decir, la que regentaba Manuel Nicolás Vázquez, que en 1781, se había asociado con Francisco Antonio Hidalgo, formando la marca Vázquez, Hidalgo y Compañía. Sus entregas están impresas en un pliego en 4º, generalmente, de cuatro páginas compuestas a una columna y sin foliar. Sin apenas epígrafes y en texto corrido da cuenta de ventas, compras, pérdidas, hurtos, hallazgos, arrendamientos, precios de los granos, empleos, normas legales y otros sueltos sobre asuntos que ocurrían cada semana. Pero también da listados de nóminas o estados de los Señores Ventiquatros, Jurados, Canónigos, Dignidades, Racioneros, Doctores, Procuradores, Corredores de Lonja, Títulos de Castilla, o relaciones de quienes integran la Real Aduana de Sevilla o la Real Fábrica de Tabacos, o listas de parroquias y poblaciones, y esto lo hace en sus primeras entregas en una hoja aparte. Asimismo ofrece listados de los libros nuevos “que han venido a esta ciudad” y que se encontraban para su venta en la librería de los citados impresores o en la de de Berard Hermanos y Compañía, establecida en la misma calle Génova, así como algún artículo bajo el epígrafe Noticia curiosa o Noticia histórica. El último número conocido de este título es el 46, que corresponde al 18 de diciembre de ese mismo año 1787. A partir de enero de 1788 comienza a imprimirse Semanario de Sevilla, en la misma Imprenta de la Ciudad, de la calle Génova, que después adopta el nombre de Imprenta Mayor de la Ciudad, con un formato similar. De este título –más conocido en la historiografía- están localizados sus primeros siete números, que van del uno de enero al 19 de febrero de este año, en las colecciones de la Universidad de Sevilla y de la Hemeroteca Municipal de Madrid. Por lo que este título con toda probabilidad debió sustituir a Papel semanario de Sevilla.