« Volver

El Correo español El Pueblo vasco Álava (Ed. impresa)

Álava
Periódicos
Es la primera edición local que empieza a publicar El Correo español – El Pueblo vasco (Bilbao: 1938-), que, con el posterior establecimiento de las instituciones democráticas –gobierno y parlamento vascos-, se convertirá en la más importante de cuantas irá editando como diario regional multilocal. Comienza en el verano de 1946, impulsada por su entonces director-gerente, Alejandro Echevarría Zorrozúa (1913-1966), y puesta en manos de Hilario Dorao Íñiguez (1901-1972), que será el primer responsable de su delegación, que comenzará a contar también con sus primeros colaboradores y otros periodistas, como Venancio del Val Sosa (1911-2004), Ángel Viribay Ochoa de Aspuru (1921-) y Carlos Pérez Echevarría (1922-), a los que sumarán seguidamente Cayo Luis Vea-Murguía y Javier Sedano, entre otros muchos. En sus inicios, las noticias locales de esta edición sólo ocupaban una media página de su segunda plana, bajo el epígrafe Carta de Álava, y a partir de 1948 llegará a ocuparla completamente, hasta que con el cambio de formato sábana al tabloide y el aumento de la paginación del periódico, en 1965, comience a incrementarse, asimismo, el espacio de la información local de esta edición, cuya delegación ya contaba con oficinas propias desde 1963. Asimismo, en sus inicios, esta edición era distribuida en los municipios guipuzcoanos de Éibar, Mondragón y Vergara, y sus principales corresponsalías se establecen en los municipios alaveses más habitados: Llodio, Amurrio y Salvatierra. En 1967 será nombrado nuevo delegado el citado Venancio del Val, al que le sucederá, en 1973, Pedro Morales Moya (1922-), y a éste, en 1974, Ángel Arnedo Gil (1945-). A partir de aquí se incorporan como redactores Pedro Gómez Ochoa (1931-) y Jesús Mosquera Armendáriz (1944-), contando la edición entre dos y tres páginas de información local y otras dos de deportes. A partir de 1975, se suma otro redactor, Carlos Roldán San Juan (1950-), y la información local seguirá aumentando a partir del periodo que se abre al final de la Dictadura franquista, además de contar con una primera página propia para incorporar contenidos propios. En 1984, será nombrado delegado el citado Carlos Roldán, y la edición dispondrá ya de unas ocho páginas propias de información provincial, más otras tres de deportes, que los domingos llega a duplicar, y un año después, entre periodistas y personal administrativo, la delegación contaba ya con unos veinte trabajadores, para una edición que dispone ya de una veintena de páginas propias, además de suministrar la información institucional del gobierno y parlamento vasco, con sede en Vitoria, para la sección regional de todas las demás ediciones, que en ese momento eran ya siete: Vizcaya, Guipúzcoa, Álava, La Rioja, Margen Izquierda, Costa y Miranda de Ebro, además de otra temporal (durante el verano) para ser difundida en los municipios cántabros de Castro y Laredo. La edición de Álava de El Correo había nacido compitiendo con el también tradicionalista vespertino de origen carlista El Pensamiento alavés (Vitoria: 1932-1967), que cambiará de propiedad y de título para transformarse en Norte exprés, hasta su desaparición en 1982. Por otra parte, su mayor competidor, la también católica bilbaína La Gaceta del norte (1901-1987), creará asimismo una delegación y edición para Álava desde la misma década de los cuarenta, que tomará el título La Gaceta de Álava, en sus últimos tres años de existencia. Tras el final de la Dictadura, aparecerán otros dos periódicos de referencia vasca: Deia (1977), afín a la derecha nacionalista ( PNV), que a partir de 1978 y hasta 2005, difundirá una edición para Álava; y el donostiarra Egin (1978), de la denominada izquierda radical abertzale, que también editará un cuadernillo para Álava, y que en 1999 será sustituido por Gara. Desde 1996 a 2004 también se publicará El Periódico de Álava, y desde 2004 lo hace Diario Noticias de Álava. Así como El Correo es el diario de mayor difusión en el País Vasco desde la década de los setenta del pasado siglo, siendo el sexto a nivel nacional, su edición para Álava es también la más difundida en esta provincia. En 1966 su difusión media era de 8.541 ejemplares, alcanzando los 13.000, en 1972. A partir de ese año irá disminuyendo hasta los 12.000, en 1978, experimentando a partir de entonces un aumento que, en 1984, alcanza más de 18.000 ejemplares de difusión media diaria. Desde 1999 es director de la edición de Álava el periodista Juan Prada, que ingresó en El Correo en 1983, diario cabecera del Grupo Vocento, S.A. (2001). Referencias bibliográficas para esta edición, entre otras, son las de Enrique de Ybarra (1985) y Alfonso Sánchez Tabernero (1989), así como el volumen Dos siglos de prensa en Álava (1988), de Luis Suárez Alba, y los artículos publicados por Venancio del Val y Antonio Ortiz de Urbina en los números números 2 (octubre 1990) y 6 (mayo 1993), respectivamente, de la revista Kultura.