« Volver

El Correo español El Pueblo vasco Rioja (Ed. impresa)

Rioja
Periódicos
El antecedente de esta edición del diario El Correo español – El Pueblo vasco (1938) es la edición local de Haro, capital de La Rioja Alta, que comenzó el cinco de abril de 1959, para una zona tradicional de veraneo bilbaíno, en donde previamente se difundía aceptablemente su edición vizcaína, así como en Ezcaray. Se trataría, cronológicamente, de la quinta edición local de este periódico, con amplia proyección, al principio, en toda La Rioja Alta, limítrofe con las provincias de Burgos y Álava, y que recogía también noticias que afectaban a localidades como Santo Domingo de la Calzada, Briones, San Asensio o Cenicero. El primer corresponsal en Haro, y durante cinco años, fue Juan Bautista Becerra Cueto (1921-) que había dirigido la revista Haro, ciudad amable (1958), y que firmaría su crónica local bajo el epígrafe Haro, acompañado de un grabado del escudo de esta ciudad. Durante el primer año, esta página local fue compartida con la información de Miranda de Ebro (Burgos), cuya propia edición había comenzado a publicarse un año antes. Entre sus informaciones, destacaban las noticias sobre los torneos de pelota vasca o de la temporada taurina en Haro, cuyo coso era considerado el primero de los del norte de España. Becerra, que pronto contaría con la colaboración de Alfonso Verde Echaide (fallecido en 2012), se vería obligado a firmar con seudónimo durante un tiempo tras haber publicado noticias de un controvertido caso inmobiliario y ser por ello censurado por el gobernador civil de Logroño. El inicio de la edición de La Rioja está situado en el año 1960, cuando El Correo cuente con el primer corresponsal en la capital de la provincia en la persona de Esteban Prudencio Alcalá, compartiendo, al principio, Logroño, Haro y Miranda la misma página para sus contenidos. Seguidamente le sustituirá al frente de la delegación Venancio Alonso Ruiz (1899-), vicepresidente de Radio Rioja, en cuyo local quedó instalada también la delegación, que en 1961 ya dispondrá de más espacio en las páginas del diario y dos años después local propio. Coincidiendo con el cambio de formato del sábana al tabloide de El Correo, en 1965 su edición local de La Rioja dispone ya de dos páginas propias, incorporándose a su redacción la primera periodista titulada, María Josefa –Ofa- Bezunartea Valencia (1940-), en una época en la que el jefe de ediciones regionales de El Correo era Ángel Virabay Ochoa (1921-). Las ediciones locales del periódico de Bilbao Editorial, S.A. –como la de Álava y Miranda de Ebro- competirán con las de otros diarios, y en el caso de la riojana, también lo hará con la asimismo bilbaína La Gaceta del Norte (1901-1987) o con la del diario del Movimiento en San Sebastián La Voz de España (1936-1980), así como con el diario provincial Nueva Rioja (1938-1981), de cuya empresa editora será más tarde presidente el dirigente de Alianza Popular Álvaro Lapuerta. Para hacer frente a la competencia, El Correo nombrará también corresponsables en localidades de La Rioja Baja, y al comenzar la década de los setenta, con Jesús Orráiz Medrano como nuevo delegado, su edición contará entre tres y cuatro páginas diarias. Orráiz será sustituido por Ignacio Odriozola y éste, a partir de 1975, por José Luis Peñalva, ampliándose la delegación con hasta cuatro redactores más, que contarán hasta con nueve páginas para los contenidos generales y dos de deportes de la edición. El siguiente delegado será Miguel Ángel Rojo Martínez (1955-), al que le sucede Crescencio Cañas Alesanco (1944-), hasta 2004. Ya en 1985, la redacción la integraban ocho periodistas. La edición riojana de El Correo también competirá con el diario La Rioja, el título que en 1981 sustituirá a Nueva Rioja y que, en 1993, será adquirido por el propio Grupo Correo (desde 2003, Grupo Vocento); así como con La Voz de La Rioja (1993-1995), que será continuada por La Voz 16 de La Rioja (1995-1997), y esta por Diario 16, La Voz de La Rioja (1997), y con Noticias de La Rioja (2004-). Tras las sucesivas remodelaciones de las ediciones locales de El Correo, la de La Rioja contendrá en sus primeras páginas (sección Ciudadanos) los contenidos propios elaborados por su redacción en Logroño y las distintas corresponsalías en esta comunidad autónoma, teniendo también páginas propias los contenidos de Haro y Miranda de Ebro. Las principales referencias bibliográficas para esta edición son las de Enrique de Ybarra (1985) y Alfonso Sánchez Tabernero (1989), a las que hay que sumar el volumen Prensa y periodistas en La Rioja del siglo XX, de María Pilar Salas Franco (2007). Cesa su publicación el 31 de diciembre de 2016.