« Volver

La Tarántula (Granada)

Literatura
Semanario (salía los domingos) que, estampado en la imprenta de Benavides, aparece el 27 de marzo de 1842, fruto de la disensión entre los redactores y colaboradores de la también revista cultural La Alhambra (Granada: 1839-1843), para “zaherirles en su labor”. Se suscribía en librerías de ciudades españolas. En entregas de dieciséis páginas y compuesto a una columna inserta artículos de crítica y arte, así como de creación literaria en prosa y verso (narraciones, romances, sonetos, etc.), otros sobre arte dramático e, incluso, alguno de modas. También ofrece bibliografía y notas de actualidad cultural, especialmente sobre las actividades y representaciones dramáticas en el liceo de la ciudad. Entre sus principales colaboradores se encuentran el malagueño Aureliano Fernández-Guerra (1816-1891), Nicolás de Roda, Miguel González Aureoles, Mariano de Chaves y Loaisa y el murciano Zacarías Acosta. También publica versos un entonces joven Juan Valera (1824-1905), que en ese momento se encontraba en Granada realizando sus estudios. Los textos procedentes de los colaboradores de otras ciudades se les señala como correspondencia o comunicados remitidos. La Hemeroteca del Museo Casa de los Tiros de Granada cuenta con una colección de doce números de esta publicación, correspondiendo el último al 12 de junio de 1842. La colección de la Biblioteca Nacional de España tiene además el número 13, de 19 de junio de ese año, y su desaparición pudo estar obligada por orden gubernamental. Su vida fue, por tanto corta, y según una nota de Fray Gerundio: boletín de noticias, de 25 de junio, dos de los principales redactores de La tarántula originaron desórdenes en el teatro de la ciudad, teniendo que intervenir las autoridades municipales. Uno de esos redactores pudo ser el sevillano y entonces joven poeta Manuel Cañete (1822-1891), que se convertirá en uno de los más destacados críticos literarios españoles del siglo XIX. Majón-Cabezas (1995) cita entre sus colaboradores a Josefa Moreno y Martos, que, nacida en Baeza en 1820, ha sido considerada entre las primeras feministas españolas que defendió la emancipación de la mujer.