« Volver

Bandera social (Madrid)

Anarquismo || Periódicos
Periódico que inicia su publicación el 15 de febrero de 1885, con el subtítulo “semanario anárquico-colectivista”, empezando a salir los domingos y, después, los viernes y, más tarde, los jueves”. Adscrito a la Federación Regional de Trabajadores, en su artículo de presentación, bajo el epígrafe “Nuestra profesión de fe”, muestra su objeto de defensa de la libertad y el bienestar del que dice carecer la clase trabajadora, a la que pertenece, a la vez que se proclama revolucionario y contrario al principio de autoridad. Servirá para la propagación de los ideales del anarquismo, el colectivismo y el federalismo. Publica artículos doctrinales y en su sección Miscelánea comenta las noticias de otras publicaciones del movimiento anarquista así como las que publica y considera prensa burguesa (de la que se declara enemigo irreconciliable). Cuenta también con las secciones Revista internacional, Movimiento obrero, Varia, Bibliografía, Efemérides, Científica y de Anuncios, así como la titulada Tribuna del trabajo. Además de los fondos ofrece información sobre el desarrollo de las actividades de la Federación española de trabajadores, de dirigentes obreros, etc. También ofrece discursos y estudios sociales pronunciados en el Círculo Obrero La Regeneración. Publica un nutrido número de cartas que le remitían de distintas poblaciones españolas. Prácticamente sus textos carecen de firmas, pero el periódico indica que la correspondencia debía dirigirse a José Díaz, además de contar con una Comisión de Administración y un Consejo de Redacción, en el que podían tener voz y voto cuantos “compañeros” enviaran sus escritos. Probablemente entre sus colaboradores se encontraron Ernesto Álvarez, Enrique Borrell y Francisco Ruiz. Por la información que ofrece en varios de sus números -20, 25 y 43-, en su primer año en publicación ya había sido denunciado por las autoridades gubernamentales en siete ocasiones, había sufrido seis secuestros y tres “compañeros” habían sido procesados, además de sufrir el “atropello de entrar en la casa-administración”. Tanto los miembros de su Consejo de Administración como el de Redacción serán relevados en noviembre de 1886. El seis de mayo de 1886 no se publica, quizá por problemas financieros, y el número 65, de diez de junio de 1886, aparece con ocho páginas (lo normal eran cuatro, compuestas a tres columnas). En esa misma fecha debió publicar un suplemento especial, de una página, con un “Manifiesto a todos los trabajadores de la Región Española”. Insertó un grabado de Bakunin en el número de 22 de julio de 1886. La colección de la Biblioteca Nacional de España termina en el número 93, correspondiente al 31 de diciembre de 1886, pero siguió publicándose, hasta que en su entrega número 96, correspondiente al 21 de enero de 1887, anuncia su despedida y su refundación con el periódico barcelonés El productor, aunque los motivos de su desaparición fueron debidos a su déficit económico. Este periódico ha sido estudiado por Francisca Bernalte Vega (1987).