« Volver

El Siglo ilustrado (Madrid)

El Nuevo siglo ilustrado
Semanarios de amenidades
Revista de gran formato, cuidada impresión y periodicidad semanal profusamente ilustrada de la que es propietario y director Alejandro Montaud. Comienza a publicarse el 19 de mayo de 1867, con grabados de actualidad (vistas de las exposiciones de París y Nueva York, etc.) o retratos de altos mandatarios (reyes, emperatrices, etc.), generalmente de procedencia extranjera, pero también española (vistas monumentales de Madrid, Sevilla, etc.), en los que también se incluyen vistas panorámicas, de edificios, de escenas, estampas y tipos pintorescos, alguno de ellos de Gustavo Doré. Cada número, generalmente, de ocho páginas, comienza con una crónica de actualidad semanal, de carácter variado, e inserta artículos de divulgación científica, curiosidades, viajes, geografía, antropología, economía doméstica, hípica, arte (pintura, música, arqueología), biografías, historia, tradiciones o de asuntos sociales, que describen los grabados, así como crónicas de teatro y textos de estudios literarios y de creación (novelas, leyendas, poesías, sainetes, textos dramáticos y satíricos), y también charadas y jeroglíficos. Su última plana está dedicada a anuncios comerciales. Su nómina de colaboradores es variada y en sus páginas se encuentran textos de Manuel del Palacio, Ruiz Aguilera, García Ladevesse, Mesonero Romanos, Eusebio Blasco, Antonio Ramiro, Javier Ramírez, F.J. de Bona, Manuel Pancorbo o Eugenio Sellés. Pero sobre todo de Luis Rivera, que será su primer redactor-jefe, y de Julián Álvarez Guerra, que le sustituirá como director literario. Tras el 18 de septiembre de 1868, se sumará momentáneamente a la euforia de la Gloriosa introduciendo textos más osados sobre cuestiones políticas en un tono progresista, con las biografías y retratos de los generales Juan Prim y Juan Bautista Topete, escritos por Álvarez Guerra, o sobre el padre Claret, con la firma de M. de Rivera Delgado. También aparecerán unos dibujos satíricos de Ortego, litografiados por N. González Jacometrezo, sobre la reina destronada y los carlistas. José Joaquín Ribó escribirá unas crónicas catalanas. Después de año y medio publicará su número 78 y último el 29 de noviembre de 1868, no sin antes su propietario anunciar el cese de Álvarez Guerra como director literario de la revista, que será continuada por El nuevo siglo ilustrado, a partir de marzo del siguiente año, siguiendo la secuencia anual.