« Volver

La Zarzuela (Madrid. 1856)

La Gaceta musical de Madrid (Madrid. 1855) || La España teatral || La Zambomba (Madrid)
Cultura || Música
A pesar de lo acotado que pueda parecer su título, fue un destacado “periódico de música, teatros, literatura dramática y nobles artes” que apareció cada lunes a partir del cuatro de febrero de 1856, dirigido por el historiador de arte dramático y crítico musical Eduardo Velaz de Medrano Álava (1814-1865), en entregas de ocho páginas, compuestas elegantemente a dos columnas, que empezaron a salir de la Imprenta de Manuel Minuesa Lacasa (1816-1888), y desde la número 40, de tres de noviembre de ese mismo año, de una propia a cargo de Aniceto Menéndez, cuando absorbe y cubre las suscripciones del quincenal El Agente de los teatros, que venía apareciendo desde el uno de noviembre de 1855, bajo la dirección del empresario teatral José Mayquez y estampado en la misma Imprenta de M. Minuesa, y de la dominical La España teatral, que venía haciéndolo desde el siete de septiembre de 1856, en donde había tenido un papel destacado Federico Pérez de Molina. También a partir de entonces anuncia la edición mensual gratuita para los suscriptores de una Galería de retratos de alguna notabilidad artística o literaria, litografiados por J. Vallejo sobre papel de china, que difunde por separado, y a partir de su número 49, de cinco de enero de 1857, se fundirá asimismo con la también semanal del mismo carácter La Gaceta musical de Madrid, que había empezado a editarse el cuatro de febrero de 1855, bajo la dirección de Hilarión Eslava (1807-1878). Es también a partir de enero de 1857 cuando La Zarzuela modifica el subtítulo para ser “gaceta musical de teatros, literatura y nobles artes”. Cada entrega de este periódico, con foliación continuada (hasta un total de 616 páginas), comienza con un sumario, e incluye artículos históricos, biográficos, bibliográficos, técnicos o doctrinales, de crítica teatral (lírica y de verso), efemérides del mes, crónicas y noticias breves, variedades y correspondencia. Presta más atención a la ópera y a la zarzuela, y en sus informaciones dará cuenta de actividades teatrales y musicales de las provincias españolas y de capitales de países europeos, como Francia e Inglaterra. Al final inserta también algunos anuncios comerciales. En el número 77 da cuenta de unos Cantos vascongados, con textos en vasco y castellano. La crítica teatral suele ir firmada con las iniciales E.V. de M [Eduardo Velaz de Medrano]. También aparecen otras iniciales (B.G., L.Z., E.P.H. o J.M. de A.), las firmas de Francisco A. Barbieri (1823-1894), Carlos Llorens (1821-1862) o Niceto Gante, así como los seudónimos Un Amateur o El Pájaro, entre otros. Entre sus redactores se encontró también el joven Julio Nombela (1836-1919). El periódico fue suspendido por el gobernador civil de la provincia, “por aparecer los escritos con iniciales y no figurar firmas impresas y manuscritas del editor”. La última entrega que publica es la citada número 77, correspondiente al 20 de julio de 1857, y para completar la suscripción completa de ese mes ( es decir, el número que debía aparecer el 27 de julio), el diez de agosto aparecerá un único número de La Zambomba, con el mismo subtítulo e igual formato, “con objeto de cumplir las últimas disposiciones testamentarias de su prima hermana”, que sale de la imprenta de su editor Aniceto Menéndez, que era el que venía estampado La Zarzuela desde su número 40, siendo firmada toda esta única entrega por Juan Ramón Igualada. Como administrador hasta su número 33, Eduardo Velaz de Medrano, secundado por Julio Nombela, volverá a editar a partir del quince de octubre de ese mismo año 1857, con el mismo formato, redactores y subtítulo, un nuevo periódico: La España artística, siendo estampado en la misma imprenta de Menéndez (excepto los números 1-2 y 33-34), apareciendo como editor-propietario Juan Anchorena, hasta el 27 de septiembre de 1858. Referencias a estos títulos se encuentran en Hartzenbusch (1894), en el catálogo de revistas musicales de Torres Muelas (1991) y en el de revistas teatrales madrileñas de Gómez Rea (1995).