« Volver

El Constitucional o sea Crónica científica, literaria y política (Madrid)

Crónica científica, literaria y política || Crónica científica, literaria y política
Crónica científica y literaria
Periódicos anteriores a 1850
Es el nuevo título que adopta Crónica científica y literaria, que había empezado a publicar el uno de abril de 1817 José Joaquín de Mora (1783-1864), y que también integra la colección hemerográfica de la Biblioteca Nacional de España. A partir del 13 de marzo de 1820, y siguiendo la secuencia numérica de su antecesor (número 309), la nueva cabecera se hace diaria (anteriormente salía los martes y viernes), incluyendo en la misma la palabra “política” y su carácter “constitucional”, tras la jura por Fernando VII de la Constitución gaditana, abriendo así el Trienio Liberal (1820-1823) y un nuevo periodo de libertad de imprenta. Sus entregas seguirán siendo de cuatro páginas, compuestas a dos columnas y estampadas en la madrileña Imprenta de Mateo Repullés. A las secciones de literatura, ciencia, teatros, historia o economía, publica artículos doctrinales de carácter político, así como noticias de los acontecimientos que se estaban produciendo, tanto de ámbito nacional como internacional, especialmente europeo. También inserta los denominados artículos comunicados o remitidos, y correspondencia, cerrando siempre cada entrega con un epigrama. Se ha señalado que el periódico adopta una “avanzada ideología liberal”, la misma que la de su fundador, José Joaquín de Mora, que ahora se verá acompañado en las tareas de redacción por el escritor, periodista y diplomático Agustín de Letamendi (1793-1854) y el poeta, dramaturgo y también diplomático mejicano Manuel Eduardo de Gorostiza (1789-1851), que lo debió dirigir hasta el seis de mayo de ese año 1820, aunque también se señala que Félix Mejía (1776-1853) pudo así mismo ser redactor de este diario. El periódico de José Joaquín de Mora fue otro claro exponente de la politización de los periódicos de carácter literario y científico cuya publicación había sido permitida durante ese primer periodo absolutista fernandino, caso que también experimentó Miscelánea de comercio, arte y literatura, que desde 1819 venía dirigiendo Francisco Javier de Burgos (1778-1848). Aun así, El Constitucional… no debió tener mucho éxito -pues “se vende todos los días, pero poco, ya que se pueden comprar por carros los números sobrantes en la librería de Orea”-, a juicio de La Periódico-manía (Madrid: 1820-1821). La última entrega de este título es la número 309, correspondiente al 31 de diciembre de ese mismo año 1820. José Joaquín de Mora pasará entonces a la redacción del Correo general de Madrid (1820-1821), que dirigía el citado Manuel Eduardo de Gorostiza, y colaborando en otros, terminando exiliándose de nuevo, primero a Londres y después a Hispanoamérica, en donde fundó nuevos periódicos.