« Volver

La Gaceta de las artes gráficas del libro y de la industria del papel (Barcelona)

La Gaceta de las artes gráficas
Artes gráficas || Libros
Fundada por O. Streit y May, que fue también su propietario-gerente, siendo su director al principio Félix Pérez Tomasetti. Revista de carácter profesional, industrial y comercial, incluido el de la exportación, dedicada a los sectores de la fabricación del papel, de cartonajes y de tintas, fundición de tipos, empresas editoras e impresoras y al trabajo de tipógrafos, fotograbadores, litógrafos o encuadernadores y, en general, a todos los sectores del ramo de las artes gráficas en su edición de productos librescos y también de publicaciones periódicas (revistas y periódicos). Con el subtítulo “revista mensual independiente”, que nunca abandonará, aparece su primer número en octubre de 1923, editada por la barcelonesa Publicaciones Modernas. Ofrecerá información española y extranjera de las actividades empresariales del sector, señalando que dispondrá de una densa red de colaboradores y corresponsales, tanto en la península como en otros países; publicará estudios de carácter técnico y económico (excepto los que contengan aspectos políticos), así como descripciones detalladas del funcionamiento de máquinas y otros utillajes auxiliares. También dispondrá de una sección de consultas y consejos de carácter técnico y económico, e insertará anuncios de compra-venta para patronos y operarios. En sus páginas abunda la publicidad de los productos dedicados a las artes gráficas de empresas y compañías. Ofrece información sobre novedades tecnológicas, de técnicas de composición y edición, historia de la imprenta y de la tipografía, sistemas de impresión y producción, celebración de congresos y exposiciones de prensa y artes gráficas, industrias del papel, producción hemerográfica y de las imprentas de provincias. Entre sus colaboradores se encuentran el editor e impresor madrileño Estanislao Maestre, así como el experto Juan Oller Xaus o Manuel de Escar Lagada, Rafael Sampere y Antonio Rovira, que publicará un vocabulario tipográfico. Sus entregas serán de variada paginación, desde la docena hasta más de cincuenta páginas por entrega. Cada año inicia nueva secuencia de numeración. Destaca la variación en el diseño y tipografía de sus cubiertas, siendo algunas estampadas a varias tintas. También publica algunas láminas en color, así como dibujos, figuras y fotograbados, que acompañan a sus textos o a las inserciones publicitarias. Con cabecera propia llega a incluir en sus entregas el título Papel y tinta, como “revista mensual” dedicada al comercio de papelería, objetos de escritorio, dibujo y propaganda, etc. Continuó publicándose durante prácticamente toda la guerra civil. El último número de la colección de la Biblioteca Nacional de España corresponde a uno doble, de septiembre-octubre de 1938.