« Volver

El Archivo militar (Madrid)

El Archivo militar. Sección militar || El Archivo militar. Sección política
Fuerzas armadas
Semanario (salió los jueves) fundado, dirigido, y redactado principalmente, por Antonio Vallecillo Luján (1807-1880), que llegará a alcanzar el grado de coronel, pero que sobre todo será un prestigioso erudito y autor de numerosas obras compilatorias de los códigos históricos del ejército español, además de colaborador de la prensa militar de la época. Empieza a publicar este periódico de su propiedad el uno de abril de 1841, siendo oficial adscrito al Ministerio de la Guerra, y al mismo tiempo que el general Baldomero Espartero (1793-1879) asume la regencia tras la marcha al exilio de la reina gobernadora María Cristina. Subtitulado “periódico dedicado a promover los intereses del Ejército”, su director expresa renunciar a toda pretensión científica, que deja a otras publicaciones del mismo carácter, y señala que será redactado por militares que no han alcanzado el empleo de jefes, para proporcionar una cultura militar a los suboficiales y subalternos en asuntos como la disciplina, la práctica mecánica, la instrucción o la intendencia militar, así como para promover “los intereses del ejército” y los “materiales de los individuos” que lo componen. Será uno más de la decena de periódicos militares que aparecen durante los tres años que dura la regencia de Espartero, un periodo en el que se asiste a una inusitada proliferación de la prensa político-militar (en palabras de Aguilar Olvencia, 1978), y en el que intervendrán implicados con sus asonadas y sublevaciones los grandes “espadones” de la época: los generales Leopoldo O`Donell, José María Narváez, Francisco Serrano y Juan Prim, entre otros. Compuesto a dos columnas, en números de ocho páginas, comienza cada entrega con un artículo entre erudito y doctrinal, dando énfasis al papel que la Constitución y las leyes reservan al ejército, seguido de otros de carácter técnico (tácticas, definiciones), dedicando los restantes contenidos a legislación, noticias y asuntos de personal. También incluye algunos artículos remitidos. Sin embargo, un artículo de fondo publicado en su número de 29 de julio (aunque identificado como número 15, corresponde al 18), en el que se defiende al teniente de la Guardia Real Mariano Sancho en su lance con el redactor de El constitucional Antonio Seijas (creemos que se refiere al periódico editado en Barcelona entre 1837 y 1843), Vallecillo recibirá una orden para su separación como oficial del Ministerio de la Guerra y su traslado a Málaga, porque parecía que sus escritos eran contrarios al gobierno. Vallecillo, que considera que se pretendía así suspender la publicación de su periódico, nombra como su editor responsable a R.P. de Linares y se defiende en los siguientes números, a la vez que expresará un nuevo plan de edición a partir de septiembre. Su periódico lo escindirá en tres: El archivo militar. Sección militar, que saldrá los jueves con textos de orden técnico; El archivo militar. Sección política, con artículos políticos y político-militares, variedades, curiosidades y noticias; y El archivo militar. Sección legislativa. Sin embargo, esta última sección puede ser la Colección de las leyes reales decretos, órdenes, reglamentos, circulares y resoluciones generales… que Vallecillo empieza a estampar en 1841, aunque con un primer tomo dedicado a la compilación normativa de 1839. Tan sólo cinco meses después de su aparición, con el número 22, del 26 de agosto de 1841, terminará la “1ª serie” de El archivo militar. Véanse en esta Hemeroteca Digital los títulos en los que se escindió.