« Volver

La Asamblea del ejército y armada (Madrid)

La Asamblea del ejército
Fuerzas armadas || Historia
Corresponde a la segunda época del “periódico mensual de ciencia, arte e historia militar” La Asamblea del ejército (1856-1859), que, con este título ampliado se estará publicando desde 1861 a 1867, formando su colección un total de quince tomos, con paginación continuada y, al final, con un índice de los artículos contenidos en cada uno. Saldrá de la Imprenta y Estereotipia de M. Rivadeneyra, pero también de los establecimientos tipográficos de R. Vicente y de Vicente y Labajos. En esta ocasión aparece como general-director de la publicación Eusebio Calonge (1813-1873), también político y diplomático adscrito al Partido Moderado; y entre sus principales redactores, que, en parte altera la nómina de los antiguos, se encuentran Joaquín Blake, Manuel Fernández de Ibarra, el coronel Federico Fernández San Román, el brigadier Carlos Gaertner, el coronel José Gómez de Arteche, el general de la armada Miguel Lobo y Martiniano Moreno (Hartzenbusch: 1894). En esta segunda época aparecen, generalmente firmados sus textos, y aparecen también como autores el intendente José Corona y Serrano: los brigadier Antonio Sánchez Osorio y Javier de Oscariz; los comandantes Pedro de Zea y Jacinto Hernández de Ariza; los coroneles Jacobo de la Pezuela, Ignacio de Negrín, Diego de Arfsu, Raimundo de Sotto y Francisco Garvayo; el capitán Luis García Martín; el teniente de navío Pedro de Prida y Palacio; el general Nouvilas, el brigadier Ibarra, así como Gregorio Giménez de Palacios, Crispín Jiménez de Sandoval y J.M. Sánchez Molero, entre otros. Sigue manteniendo el mismo carácter de publicación profesional y técnica, publicando extensos artículos sobre doctrina, naturaleza, organización, administración e historia de los ejércitos; sobre tácticas, batallas, expediciones y maniobras; sobre la ciencia y el arte de los diferentes cuerpos militares; o sobre geografía, transportes, derecho y reglamentaciones. Mantiene también sus secciones de Crónica interior y extranjera, y publica algunas necrológicas. Sigue insertando fuera de texto algunos planos y láminas.