« Volver

Diario del comercio (Madrid. 1834)

Mensagero de las Cortes
Periódicos anteriores a 1850
Forma parte de los periódicos fundados tras finalizar el absolutismo fernandino, en el comienzo del periodo liberal cristino, que coincide con la incorporación de la prensa española a la europea, tanto en su forma como en sus contenidos. Su primer número es publicado el 15 de mayo de 1834 y no existe certeza sobre quienes fueron sus verdaderos fundadores, entre los que se cita a Evaristo de San Miguel y al duque de Rivas, Ángel de Saavedra, y en cuya redacción pudieron estar tanto Antonio Alcalá Galiano, como Gabriel José García y José Álvaro de Zafra. Pero de lo que no cabe duda es que forma parte del grupo de la prensa liberal avanzada del periodo. Estampado en la Imprenta de los Herederos de Francisco Dávila, sus números son de cuatro páginas, compuestas a tres columnas en una densa y buena tipografía y papel. Estructurado en secciones, comienza con la de noticias extranjeras, le sigue la de España, en donde son incorporadas las correspondientes a las instituciones del Estado datadas en Madrid, y tras ella la de provincias. A continuación va la de Variedades, en donde se incluyen los contenidos de tipo literario; la programación de espectáculos; la económica, con las cotizaciones de la bolsa y fondos públicos y, al final, algún anuncio comercial, generalmente, bibliográfico. Precisamente, en su sección Variedades, del número 8, correspondiente al 22 de mayo, aparece la acusación de plagio a Scribe en la comedia No más mostrador, de Mariano José de Larra, de la que el autor romántico español se defendió. Tanto en su prospecto (que no forma parte de la colección) como en sus primeros números, se informa que el Gobierno no le había autorizado que a su título se le sumara la indicación de Mensajero de las Cortes, quizá para que no se produjera confusión con el El Eco del comercio, que con ideología liberal también avanzada había comenzado a publicarse dos semanas antes y lo seguirá haciendo con esta cabecera hasta 1849. Hasta el número 17, del 31 de mayo, aparecerá con el título Diario del comercio, para a partir del uno de junio y siguiendo la secuencia continúe publicándose pero con la cabecera Mensajero de las Cortes, tras haberlo aprobado al final así el Gobierno, título que también forma parte de la colección de la Biblioteca Nacional de España (BNE). Por su parte, Alcalá Galiano dirigirá El Observador, el otro diario que aparecerá el 15 de julio de ese mismo año 1834. El Duque de Rivas será el director de El Mensajero de las Cortes, que seguirá editándose como diario hasta el 28 de febrero de 1835, cuando se refunda con La Revista española (1832) y formen el nuevo título Revista-mensajero Señala Seoane (1983) que el liberalismo de El Mensajero fue menos radical que el de El Eco del comercio. También reseña este título Ossorio y Bernard (1903), Asenjo (1933) y Gómez Aparicio (1967).