« Volver

Navegación (Barcelona)

Navegación
“Revista marítima” es el subtítulo de esta publicación “ilustrada”, que publica su primer número el 25 de noviembre de 1918, y seguirá haciéndolo desde el primero de enero de 1919 con una periodicidad quincenal (saliendo los días 1 y 15 de cada mes), hasta que en 1920 se haga mensual. Fue fundada y dirigida por el escritor y capitán de la Marina Mercante Julián Amich Bert, y estará dedicada a asuntos relacionados con la industria y el comercio marítimo, con información sobre los astilleros navales, especialmente los españoles, muelles portuarios, botaduras de buques, cotizaciones de los valores marítimos, otros profesionales, técnicos y mecánicos y, en general, sobre la marina mercante. Tiene una destacada sección con el epígrafe Los puertos, en la que publica crónicas sobre la actividad de los mismos, especialmente de los de Barcelona, Bilbao, Gijón, Ferrol, Cádiz o Cartagena, contando con corresponsales en los más importantes, como es el caso del periodista Saturnino Lafarga, que escribirá crónicas desde Vizcaya; y otras de Buques nuevos, Mercado de fletes, Compra y venta de buques y la que se denomina Crónica general. Otras destacadas seccione son: Arte e historia, de la que es autor Francisco Condeminas Mascaró, catedrático de Geografía e Historia en la Escuela Especial de Náutica y profesor del Instituto General y Técnico de Barcelona; Sección inglesa, que escribe el capitán de la Marina Mercante y también profesor de la citada Escuela Náutica Federico Martín Mora-Molins, que usa el seudónimo Fred para firmar otros textos de información extranjera. El propio Amich, además de otros artículos, firma una sección biográfica de los más destacados armadores y marinos españoles. También da cuenta de legislación procedente de la Gaceta de Madrid, y de la celebración de congresos o conferencias internacionales, como es el caso de la gran Exposición Internacional de Navegación y Construcción Naval y Nacional de Industrias Marítimas, celebrada en Barcelona a finales de 1920, y de la que Amich fue secretario general de su comité organizador. Así mismo, firman otros textos el hermano del director, con el seudónimo Amichatís, o el capitán mercante Pablo Ferrer. Mientras la revista fue quincenal sus entregas fueron de una veintena de páginas, compuestas a una o dos columnas, y cuando pase a mensual, alcanzarán casi el medio centenar. Su cubierta la ocupa enteramente una ilustración de buques, fragatas y veleros o de puertos, contando para ello con las aportaciones del fotógrafo Santaella. Publica en su interior un buen número de fotograbados, sobre todo de buques, pero también de retratos y dibujos, e inserta publicidad comercial de astilleros, navieras, consignatarios, talleres, efectos navales o de compañías de transportes navales y de seguros. Usará la tinta de color tanto en la cubierta como en las inserciones publicitarias. Llega a publicar entregas correspondientes a varios meses y casi con un año de retraso, tal como se indica en la data de su cabecera. A partir del número 34, de abril de 1921 (pero correspondiente a diciembre del año anterior), la revista pasa a estar dirigida por el ya citado capitán y profesor Federico Martín Mora-Molins, hasta que anuncia la “suspensión” de la revista en el número 38, de agosto-septiembre de 1921 (correspondiente al mes de abril). Por su parte, Joaquín Amich se hará cargo del veterano periódico El Vigía (1895), dedicado al movimiento del puerto barcelonés, desde 1932 hasta estallar la guerra civil en 1936, reapareciendo el ocho de julio de 1955, y dirigiéndolo hasta su fallecimiento, en 1968. Amich también es autor del único Diccionario marítimo (1956) en lengua española y con varias ediciones, y de una Historia del puerto de Barcelona (1956), entre otras obras.