« Volver

El Nuevo avisador (Madrid)

El Nuevo avisador, Revista de teatros
Periódicos anteriores a 1850
Aparece su primer número el uno de octubre de 1842 en un momento en el que ya se publicaban en Madrid otros tres diarios de la misma tipología, la que entonces se denominaba de “anuncios” y de “avisos”, y que después ha sido clasificada como prensa de “servicios” o “utilitaria”, es decir, la que ofrece breves y simples textos de noticias y datos a la vez que publicidad comercial y anuncios “por palabras”, ajena completamente del doctrinarismo político y que incluía algún pasatiempo, pero, especialmente, textos de carácter literario, y que también tuvo ejemplos en la prensa de provincias de la época. El más veterano de ellos era Diario de avisos de Madrid (1825-1847), y ese mismo año 1842 habían aparecido previamente El Avisador, el uno de junio, y El Gratis, el uno de agosto, entablándose entre todos una dura competencia. En este caso contra el que califica de “viejo” Avisador, a la vez que el “nuevo” ofrecía un descuento a los suscriptores que lo fueran también del Diario de avisos… Los formatos de estos periódicos “comerciales” o “mercantiles” también eran similares, en entregas de cuatro páginas, y en el caso de El Nuevo avisador compuesto a tres columnas, estampado en la Imprenta de Ignacio Boix. Adopta el subtítulo “diario de anuncios locales y noticias oficiales”, con la indicación en su cabecera de la tirada de su edición -1.000 ejemplares- , en la que incluye también el santoral y las previsiones meteorológicas. Sus secciones y subsecciones son numerosas: Oficial, Subastas, Parte oficial de la Gaceta, Loterías nacionales (premios), Noticias locales, Fiestas religiosas, Anuncios, Ventas, Libros, Transportes, Mercado, Pérdidas, Nodrizas, Agenda, Alquileres, Ventas de Bienes Nacionales, Efemérides, Bolsa, Espectáculos (teatros, circo y toros) o Folletín. Inserta también grabados. Al finalizar 1842, el periódico ampliará su formato, pero se reducirá a dos páginas, compuestas ahora a cuatro columnas, a la vez que comienza a venderse conjuntamente con Revista de teatros, que venía publicándose desde el cuatro de abril de 1841, también propiedad del impresor Ignacio Boix, y que a partir de ahora modifica también su formato y subtítulo, siendo ahora “diario pintoresco de literatura”. Por su parte, El Gratis publicará su último número el 15 de enero de 1843. Desde el 18 al 25 de julio de 1843 llegaron a estar unificados en uno los dos títulos, quedando como El Nuevo avisador, Revista de teatros. Tanto el uno como la otra cesarán en su publicación el mismo día: el seis de octubre de 1845. A partir del 15 de noviembre de este año aparecería otro periódico con el título El Nuevo avisador madrileño, del que poco se sabe. También, en 1848, de la misma imprenta de Boix saldría El Nuevo avisador de Madrid. Previamente, cuando, a finales de febrero de 1844, el “viejo” El Avisador, que había sido una de las empresas del editor Francisco de Paula Mellado, había cesado asimismo en su publicación, El Nuevo avisador se había hecho cargo de sus suscripciones. En este colaboraron Antonio Ferrer del Río, Antonio Flores y Juan Pérez Calvo, según Hartzenbusch: (1894).