« Volver

El Museo universal (Madrid)

La Ilustración española y americana
Semanarios de amenidades
Considerada como la principal revista ilustrada española de mediados el siglo XIX –junto al Museo de las familias (1843-1870)-, que tomará el relevo del Semanario pintoresco español (1836-1857) y La ilustración (1849-1857). Fundada y dirigida por el artista-grabador José Gaspar Maristany que, junto al también catalán José Roig Oliveras, había establecido en 1845 una de las más avanzadas imprentas, editoriales y librerías madrileñas, Casa Editorial. Aparece el 15 de enero de 1857, al principio con frecuencia quincenal y, a partir de 1860, semanal, en números de ocho páginas y a tres columnas, como “periódico de ciencias, literatura, artes, industria y conocimientos útiles” e “ilustrado por los mejores artistas españoles con multitud de láminas y grabados”. Se trata, pues de una revista de carácter enciclopédico con artículos variados de costumbres, historia, viajes, arqueología, bellas artes, teatro, biografía, bibliografía, etc., pero también de creación literaria, tanto en prosa como en verso, así como traducciones, entre las que destacan la del poeta Heinrich Heine o la de un Edgar Allan Poe. Junto a los textos insertará grabados en madera, adoptando los más modernos sistemas de estampación que existían entonces en Europa. Para Gómez Aparicio, la imagen empezaría a formar parte ya de la noticia, juicio que comparte Mari Cruz Seoane, al señalar que se estaría ya ante un periodismo gráfico más que ilustrado, a pesar de que la actualidad tanto en sus textos como en sus ilustraciones no sea la principal materia prima de sus contenidos. Como director literario de la revista se puso al frente el segoviano Nemesio Fernández Cuesta y Picatoste (1818-1893), quien tras intentar introducirle un matiz político fue relevado por León Galindo de Vera. Se dieron cita en sus páginas eminentes literatos y periodistas de la época, como Pedro Antonio de Alarcón, Manuel del Palacio, José Zorrilla, Antonio Ribot y Fontseré, Ventura Ruiz Aguilera, Florencio Janer, Emilio Castelar, Francisco Pi y Margall, Gaspar Núñez de Arce, Darío Céspedes o Carlos Rubio, entre otros muchos. En 1866 se hará cargo de la dirección literaria Gustavo Adolfo Bécquer, un protegido de Luis González Bravo, quien publicará en sus páginas algunas de sus célebres Rimas, a la vez que será el autor de Revista de actualidad, una sección que estará presente en toda la vida de la publicación como especie de crónica de actualidad. Al conservador poeta romántico le sucederá el también poeta Ventura Ruiz de Aguilera, y en 1868, tras estallar la septembrina, Francisco Giner de los Ríos. La revista de Gaspar y Roig fue una auténtica escuela de grabadores, al frente de los cuales estuvo Bernardo Rico. Entre estos dibujantes e ilustradores estuvo Valeriano Bécquer (hermano del poeta), Francisco Ortego, Daniel Urrabieta, Dionisio Noguer, Antonio Manchón, Arturo Carretero, Marcelo París, Bernardo Blanco, Martín Rico, F. Laporta, Capuz, Avendaño o los hermanos Alfredo y Daniel Perea. Además, reproducirá grabados de las principales revistas extranjeras. Decenas de retratos, paisajes, tipos costumbristas, monumentos, edificios, escenas populares, urbanas y alegóricas, etc., quedarán estampadas en las páginas de una revista, cuya suscripción fue relativamente cara y que llegará a absorber a Semanario popular (1862-1865), y que también fue conocida por la edición de sus famosos almanaques o calendarios anuales, en donde abundaron las ilustraciones de los dibujantes y los textos de los escritores de la época. Después de trece años, publicará su último número el 28 de noviembre de 1869, tras pasar su propiedad a manos de Abelardo de Carlos, que antes de que acabe ese año la sustituye por la gran revista española del XIX: La ilustración española y americana (1869-1921), cuyos primeros números mencionará a la ya desaparecida publicación en su subtitulo, aunque la mayor parte de su redacción quedará fuera. Su colección está formada por trece volúmenes, cada uno de ellos con la recopilación anual de sus sumarios. Elena Pérez Ríos elaboró sus índices en 1952 y, en 1955, John E. Engelkirck realizó su primer estudio. [Descripción modificada el 04/10/2021]