« Volver

Nuevo diario de Madrid (Madrid)

Periódicos anteriores a 1850
Aparece el uno de febrero de 1821 y no hay que confundirlo con Diario de Madrid, al que intenta incluso imitar en el formato, para competir, precisamente, con el antiguo periódico fundado por Francisco Mariano Nipho en 1758, que, junto a la Gaceta de Madrid, siempre había quedado excluido de los decretos de supresión de la prensa española. Además de ser un periódico noticioso, Nuevo diario… dará cabida en sus páginas a las noticias y artículos de política. Comienza con el santoral, las observaciones meteorológicas y notas astronómicas, para ofrecer noticias particulares de Madrid, y con secciones como Cortes, Variedades, Anuncios, Avisos, Espectáculos y Teatros. Ofrecerá sueltos sobre ventas, pérdidas, hallazgos, sirvientes, nodrizas, precios de los géneros de la Aduana de Madrid, de los granos en las provincias y puertos principales, cambios de moneda, de las funciones teatrales y demás diversiones públicas, orden diaria de la plaza, bandos, decretos y proclamas gubernamentales, etc. Además de ser un periódico mercantil, también publicará noticias nacionales y extranjeras y artículos de carácter político, así como otros literarios, de ciencias y arte, y cartas de los lectores. Editado por Pedro Sánchez Trapero, miliciano adscrito a la franc-masonería, en su cabecera imprime el lema: “Constitución y Rey. Economía y Justicia”. Su carácter es liberal moderado y discrepó tanto de afrancesados como de los exaltados, aunque al final se radicalizó. Estampado en números de cuatro páginas en la Imprenta de Espinosa, al final dispuso de imprenta propia y editó suplementos. Inicia su numeración al comienzo de cada año, y estuvo publicándose hasta el 22 de mayo de 1823, es decir, hasta el día anterior en el que las tropas francesas (Los cien mil hijos de San Luis), al mando del duque de Angulema, entraron en Madrid para imponer de nuevo la reacción y el absolutismo fernandino, siendo el último de los periódicos liberales en desaparecer.