« Volver

La Dama (Madrid)

La Dama y la vida ilustrada
Revistas femeninas || Moda
Revista ilustrada con el lema “mundo, música, moda” ligada estrechamente a una de las intelectuales más polifacéticas españolas del primer tercio del siglo veinte, la malagueña Isabel Oyarzábal de Palencia (1878-1974), que llegará a ser la primera embajadora de la República y que inicia su trayectoria periodística editando y dirigiendo precisamente esta publicación destinada a las mujeres de la alta burguesía y la aristocracia con el fin de aficionarlas al arte y la cultura. Para ello contará con la ayuda de su amiga Raimunda Avecilla y su hermana Olga, que será la secretaria de la revista, cuyo primer número aparece el ocho de diciembre de 1907, con una frecuencia quincenal, que al iniciarse el nuevo año tiene que reducirse a mensual. Es un tipo de revista calificada como de “sociedad” que irrumpe en el nuevo siglo para ofrecer, junto a novelas por entregas y crónicas de modas, otros contenidos nuevos de una vida moderna, como los deportes o la fotografía, y que modificará los relatos de viajes decimonónicos por los de carácter turístico que facilita la aparición del automóvil, y que tendrá su correlato masculino en la también revista madrileña Gran vida (1903-1936). Además de notas mundanas, como los bailes de salones aristocráticos, crónicas de moda, joyería, peluquería, belleza de la mujer o mobiliario y cocina, ofrece partituras de piezas de música clásica y de maestros modernos, biografías de compositores y escritores, y tiene secciones como “La toilette”, “Labores” o “Frivolidades”. Resalta también su larga serie “El teatro en España y en el extranjero”, pues no en vano Oyarzábal, hija de irlandesa protestante y andaluz de origen vasco, había dejado su casa familiar para iniciar una carrera de actriz en Madrid que había abandonado recientemente. La mayor parte de los textos de la revista saldrán de la pluma de quien, además de ser traductora de la novela por entregas que publica y de la que no da cuenta de su autor –Dafne-, utilizará para sus escritos seudónimos como Oya, o las iniciales I.O.S., I. de O. y B.G, correspondiendo estas últimas al seudónimo Beatriz Galindo, que después la hará muy conocida como periodista del diario El sol (1918). Coincidiendo con la edición de La dama, en 1908, Oyarzábal se convierte en la primera mujer que dará una conferencia en el Ateneo de Madrid y más tarde será cofundadora de la Asociación de Mujeres Españolas (1918-1936). Muy probablemente en estos años como editora de la revista es cuando inicia su proceso de concienciación social y política que la encumbrará como una de las españoles más eminentes del movimiento feminista y militancia socialista, que como primera diplomática española, traductora, escritora y periodista la obligará en 1939 a un exilio que finaliza con su fallecimiento en México. En su revista insertará fotografías de la familia real española, de modelos, vistas de ciudades, de parajes naturales, retratos de artistas, escritores y hasta tiras humorísticas, además de figurines. A partir de la primavera de 1908 modifica su título a: La dama y la vida ilustrada, incluido también en esta misma colección digital de la Biblioteca Nacional de España.