« Volver

El Mensagero de Sevilla (Sevilla)

Título Mensagero <5 en. 1822-11 dic. 1822> || Mensajero de Sevilla || Mensajero
Periódicos anteriores a 1850
Debió comenzar en enero de 1821 y fue estampado en la Imprenta de Bartolomé Caro Hernández en números de ocho páginas y foliación continuada, desconociéndose su periodicidad. A partir de enero de 1822 inicia una segunda época en la que reduce su título a sólo El mensajero, estampando en su cabecera un grabado con el lema “La soberanía reside esencialmente en la nación”. Su carácter es constitucionalista y fue de los liberales exaltados o comuneros más conocidos del periodo, que critica a los moderados o templados de la Sociedad del Anillo, pero sobre todo a la prensa servil. Es un periódico político pero también noticioso, en el que da especial cabida a los artículos comunicados o remitidos de los lectores, con los que se polemiza sobre los acontecimientos del trienio y los principios constitucionales, como el de la libertad de imprenta. Inserta también noticias particulares de Sevilla, nacionales y extranjeras, que extracta de otros periódicos, y que, generalmente, son interpretadas con comentarios, así como otras referidas a los tribunales de justicia, a variedades y sueltos. Los autores de los artículos firman con sus iniciales o con seudónimo. Publica algún extraordinario y dejará de fechar sus números, y en el 52 de su segunda época, de finales de 1822, último de la colección de la Biblioteca Nacional de España, señala que este “agonizante” periódico, del que dice de forma sarcástica que es “depósito de inmundicias”, se ampliará en el mes próximo, publicando dos números cada semana, con varias reformas, desconociéndose si continuó editándose.