« Volver

El Progreso industrial y mercantil (Madrid)

Economía
Revista decenal que comienza a ser editada el diez de enero de 1902 por el centro del mismo nombre, una sociedad de representaciones, gestión y cobro de créditos, patentes y marcas, informes, quiebras y suspensiones, etc., que tenía su domicilio en la calle del Prado, de Madrid, y que contaba con corresponsales en numerosas poblaciones de la península ibérica, Europa y otros continentes. Aparecen como sus propietarios Martínez, Díaz y Rakosnik, para pasar después a manos de Díaz, Bances y del Cerro, como sociedad en comandita, y, por último la compañía será presidida por Luis Galiano García, que aparecerá como propietario, director y gerente de la publicación. Ramiro Blanco actúa, en algún momento, como su redactor-jefe. Se trata de una publicación de utilidad práctica de carácter comercial e industrial, pero también de finanzas, agricultura, obras públicas y de Administración general, tal como se indicará en su subtítulo, expresando también en su cabecera que es “órgano” de la sociedad del mismo nombre. Prácticamente sus textos carecen de firma y estos estarán dedicados a informar y divulgar la actividad industrial, comercial, agropecuaria y exportadora de la economía española. Se estructura en secciones fijas como las siguientes: Industrial, Comercial, Agrícola, Internacional, Patentes y Marcas, Sociedades, Quiebras, Ferrocarriles, Minería, Mercados, Tribuna libre, Consultas, Cotizaciones, Legislación o Bibliografía, entre otras, además de incluir noticias varias, incluso de ciencia y literatura. También insertará varias páginas de anuncios publicitarios. Aparece los días 10, 20 y último de cada mes, en entregas de paginación variada (24, 16, 12 y 8 páginas), aunque después pasa a tener una frecuencia mensual. Compuesta a dos columnas, su papel de impresión se tornará a veces en color salmón, que llegará a caracterizar a la prensa económica. Llega también a insertar algunos fotograbados, entre retratos, edificios de fábricas y monumentales u otros de la Casa de Campo, de Madrid. Cada número comienza con el sumario y publica algunos índices anuales de materias. El 138 es el último número de la colección de la Biblioteca Nacional de España, correspondiente a septiembre de 1909, en un momento en que su aparición es muy espaciada. Pero se conoce hasta el número 144, correspondiente al año 1910.