« Volver

El Mallorquín (Palma de Mallorca)

Mallorquín, diario de Palma
Balear || Diario de Palma (1852) || Diario de Palma (1861)
Periódicos
Tras el cierre de las Cortes constituyentes del Bienio Progresista (1854-1856), el restablecimiento de la Constitución de 1845 y la asunción de la presidencia del Gobierno por parte del general Leopoldo O’Donell (1809-1867), fundador de la Unión Liberal, va a aparecer esta nueva cabecera el primero de diciembre de 1856, tras el vacío que dejan los diarios moderados El Balear (1848-1856), un vespertino que había cesado el 29 de noviembre, y Diario de Palma (1852-1856), que lo había hecho el día siguiente. Impreso y editado por Felipe Guasp, es considerado como heredero de la cabecera de la que se hiciera cargo esta familia de impresores y libreros en 1813 y viniera adoptando diversos títulos desde entonces. El Mallorquín continuará, por tanto, como portavoz del liberalismo moderado balear, “partidario de las ideas conservadoras”, tal como indica en su editorial de presentación, resuelto a “sostener” el “trono”, abogar por el “exclusivo predominio” de la religión católica –“que profesaron nuestros mayores”, dice–, y “tratará de oponer un dique a las fantásticas utopías”, es decir, a las ideas del Partido Progresista y a cualquier otra a su izquierda. Aunque no se considera “órgano” de partido, será un periódico del “orden” establecido. Aparecerá todos los días sin excepción, en un formato en folio de doble tamaño del ordinario, con cuatro páginas, compuestas a cuatro columnas. Según la clasificación de la época es “periódico político”, y tiene secciones Oficial (disposiciones), Política, Cortes, Noticias nacionales, Noticias extranjeras, Revista de periódicos, Correo de ayer (o de hoy), Variedades, Boletín Religioso, Boletín comercial, Espectáculos, Anuncios oficiales (órdenes de la Capitanía y del Gobierno militar), Anuncios particulares (ventas, alquileres, sirvientas) y Anuncios (publicidad comercial), que llegarán a ocupar completamente la cuarta plana. También tiene una sección de local, y al principio inserta un folletín en el faldón de su primera página. Se le ha atribuido la dirección de El Mallorquín a Francisco Alcalde (1826-¿?) y además de éste, integraron su redacción Juan Corró Coll y Felipe Guasp Vicenç. Así mismo, publica Despachos particulares, procedentes de corresponsables en otras poblaciones de la isla. Es redactado íntegramente en castellano. Sus entregas reinician la secuencia numérica cada año, y, tras la “intimidatoria” Ley Nocedal, de 13 de julio de 1857, por la que los delitos de imprenta superarán la veintena, a partir del 21 de agosto de ese año, El Mallorquín añade a su cabecera el subtítulo “diario de Palma”. El editor expresará que a partir de entonces el periódico saldría con un “carácter puramente científico y literario”, y aunque estas secciones recobran brío en sus entregas, no por ello desaparecen las restantes de carácter noticioso. Seguirá publicándose así hasta el 31 de agosto de 1861, habiendo sustituido Antonio Isern a Felipe Guasp como “editor responsable”. A partir del día siguiente otra cabecera aparecerá en su lugar, y con otros integrantes en su redacción, retoma el título Diario de Palma, que seguirá publicándose sin apenas ya variación hasta 1918. Además del Diccionario de Bover (1862), referencia para este título es la de Joan Miralles i Montserrat (2007).