« Volver

El Propagador balear (Palma. 1862)

Diario de Palma (1861)
Periódicos
Como “suplemento al Diario de Palma”, título este que había recuperado su publicación, a partir del primero de septiembre de 1861, el impresor Felipe Guasp rescata también la cabecera El Propagador balear, que ya había sido editada anteriormente en 1837, 1846-1847 y 1856-1857, así mismo como suplemento a sus correspondientes otros diarios. En este caso, la colección de la Biblioteca Nacional de España comprende los 26 números que editó de este título, desde el seis de junio de 1862 hasta el 31 de marzo de 1863. Con variaciones en su formato (en 4º) son entregas de ocho páginas (aunque algunas lo sean de 16 o de 4), compuestas a dos columnas, que salían dos veces a la semana (martes y viernes). En este periódico será incluido todo aquello que no cabe en el diario, a veces, por la larga extensión de sus textos, y otras por ser de naturaleza literaria o simplemente divulgativa de cuestiones variadas (culturales, sanitarias, religiosas, etc.). Estructura sus contenidos en secciones, como la que denomina Crónica de la provincia, firmada con las iniciales A.G., que deben corresponder a Felipe Guasp; Revista de la semana, Publicaciones oficiales o artículos Remitidos, apareciendo indicado también que “por lo que van sin firma” es atribuía su redacción a J. Contreras y Pons. También inserta, al final, algún anuncio de la Librería de Guasp. Así mismo, reproduce y comenta extractos de otras publicaciones periódicas, principalmente de las islas, y ofrece revistas de teatros. Lleva la indicación de “edición para el continente y corresponsales”, por lo que debía ser distribuido entre los del diario en España y otras partes de Europa. A su inicial subtítulo añadirá “de todo lo que contiene este [Diario de Palma] relativo a la provincia”, pues su propietario pretendía que se conociera fuera la actualidad de las Baleares. Estampado por Guasp, que se denomina Impresor Real, aparece indicado como editor responsable el mismo que el del diario, Guillermo Ramis Ribot. En su última entrega, de 31 de marzo de 1863, anuncia su suspensión.