« Volver

El Mundo naval ilustrado (Madrid)

Revista de navegación y comercio
Revista de Navegación y Comercio
Navegación
Una de las revistas especializadas más prestigiosas de la época, dedicadas al mundo naval, en un momento en que se produce el conflicto independentista cubano y filipino. Autocalificada como “proteccionista de las industrias navales” españolas, incluye secciones fijas como “Crónica naval española”, “Crónica naval extranjera” y “Notas diplomáticas”, así como artículos científicos, técnicos y profesionales sobre fábricas, arsenales y construcciones navales, puertos, pesquerías, marina mercante y de guerra, navíos, historia y bibliografía naval y compañías navieras, además de contenidos literarios, entre los que se incluyen biografías, narraciones y crónicas teatrales, al cuidado de escritores como José Echegaray (1832-1916), Juan Varela (1824-1905), Cesáreo Fernández Duro (1830-1908) o el mismo Rubén Darío (1867-1916), y también secciones de miscelánea, variedades y anécdotas. Con periodicidad quincenal y entre 24 y 28 páginas, fue fundada y dirigida por Pedro Novo Colson (1846-1931) hasta 1900, en que inicia su segunda época al absorber a la también Revista de navegación y comercio (1889), cuya cabecera pasa a ser subtítulo de El mundo naval… y que dirige José Díaz Quijano, impulsor de la Sociedad Española de Salvamento de Náufragos. Entre sus redactores y colaboradores se encuentran jefes y oficiales de la marina mercante y la armada española e ingenieros, entre otros profesionales. Destacan el liberal Ramón Auñón y Villalón, marqués de Pilares y almirante de la armada (1844-1925), como autor de Crónica naval española; Víctor María Concas (1845-1916), autor de Crónica naval extranjera; José Ricart Giralt, de la sección Marina mercante; así como Fernando Villamil (1845-1898), Adolfo Navarrete (1861-1925), José María de Beranger (1824-1907) o Eloy Noriega y Ruiz (1865-). Además de sus textos, la revista destaca por su profusión de fotografías, cromolitografías y reproducciones de cuadros. Su paginación es continuada y contiene índices. En 1901 desaparece para dejarle el testigo a Vida marítima (1902-), que continuará siendo el órgano oficial de la Liga Marítima Española.