« Volver

París alegre (Barcelona)

Revistas licenciosas
Publicación de naturaleza erótica, a la que se le dará también el apelativo de sicalíptica, de aires parisinos, pero editada en Barcelona en los comienzos del siglo veinte. Adopta el subtítulo “revista ilustrada con fotografías al natural” y tiene, precisamente, como principal elemento caracterizador el hecho de que sus ilustraciones sean exclusivamente fotografías, que lo son de mujeres, algunas acompañadas de algún varón, en escenas y “poses” sugestivas y caprichosas – a su entender-, y que, al igual que muchos de sus contenidos, procedían de autores franceses, de tal forma que algunos de sus pies de texto se mantienen en su idioma original. Impresa por Henrich y Compañía, apareció quincenalmente y tuvo su administración en la Librería Francesa de esta ciudad, a partir del 15 de abril de 1901, llegando su colección en la Biblioteca Nacional de España hasta su entrega del 16 de diciembre de 1902, estando catalogada como “revista licenciosa” y habiendo adoptado también el subtítulo de “revista picaresca”. En su artículo de presentación da cuenta de la principal ocupación de la publicación, que no es otra que dedicarla –según sus palabras- a la mujer “en todos los aspectos, en todas sus toilettes, en todas sus coqueterías, en todas sus intimidades”, pero siguiendo la pintoresca vida parisina del boulevard y el cabaret, de las salas de teatros y de los misterios entre bastidores o del café artístico, “la vida, en suma, que ha hecho de París el punto de mira de los juerguistas internacionales y aspira con deleite lo mismo el provinciano que quiere ganarse la vida como el príncipe que desea derrochar su fortuna”, indicará. Con una portada siempre ocupada por el retrato de una mujer, sus números son de dieciséis páginas, y junto a las fotografías de mujeres en pretendidas poses eróticas o envueltas en tules o velos y alguna con el busto desnudo, inserta textos referidos a asuntos amorosos, siendo algunos en verso, teatrales o narrativos. También publica una serie sobre el Moulín Rouge, bajo el título Los placeres de París, alguna crónica y cuento galante, así como una sección bajo el epígrafe Quincena teatral, dedicada a artistas francesas de varietés, así como otros textos breves en secciones que denomina Epigramas o Chismografía o bajo el epígrafe “fábula inmoral”. Ofrece información de actuaciones de artistas, cantantes o “cocotas” parisinas famosas, pero también tendrá una serie bajo el epígrafe Los placeres de Barcelona. Sus textos carecen a veces de autor o van bajo seudónimos y otros son reproducciones de autores como Emilio Zola, C. Ossorio y Gallardo, Sinesio Delgado, Manuel del Palacio o J. Pérez Zúñiga. Otras firmas que aparecen bajo sus textos son las de Demi-Vierge (información teatral), Carlos Vallier, Gabriel Pitté, Catulo Mendes, Luis Agón, J. Iglesias de la Casa, J. Bernat Baldoví, Edmundo Char, Enrique Datin o Gabriel Pusset. Para su impresión utiliza papel satinado suave y diferentes tintas (verde, azul o violeta), colores que también son usados para retocar sus fotografías, que se podían hacer con una cámara denominada Aquatype. Destacan también en esta revista sus anuncios comerciales, insertados en su contraportada, con contenidos subliminales. Además del breve trabajo bajo el título Las revistas eróticas de nuestros abuelos, publicado por Javier Domingo en el número 23 (marzo de 1978) de Historia 16, los estudios de José María López Ruiz y Julia María Labrador Ben han dado cuenta de este tipo de publicaciones.