« Volver

Gaceta agrícola del Ministerio de Fomento (Madrid)

Agricultura y ganadería
Periódico oficial creado por ley del uno de agosto de 1876, cuya adquisición será obligatoria para todos los ayuntamientos, diputaciones y juntas de Agricultura del Reino, y destinado a popularizar los conocimientos agrícolas y publicar los actos y decretos del propio ministerio. Su director será un consejero de Agricultura y redactor jefe un ingeniero agrónomo nombrado por el gobierno, siendo obligación de los ingenieros de este ramo que sean funcionarios del Estado colaborar en el mismo. La misma norma señala que las estaciones agronómicas publicarán en esta gaceta el resultado de sus observaciones y de los trabajos que en la misma se practiquen. Su aparición es quincenal y la primera entrega debió corresponder al primer día de octubre de ese año. En el prólogo de la misma, firmado por Alejandro Oliván, se expresa que sus objetivos son promover el progreso de la agricultura española, generalizar las nociones del mejor cultivo, dar a conocer las diversas prácticas de los países análogos al nuestro, y señalar el conjunto de medios propios para la mejora de la labor del campo. Cada una de sus entregas supera el centenar de páginas, con foliación continuada cada trimestre, formando cada uno de estos un tomo, que suman más de setecientas páginas, compuestas a una columna. Inserta ilustraciones, generalmente figuras, croquis y dibujos de herramientas, arados, piezas y accesorios, arbolado, ganado, labores o instalaciones, de entre otros asuntos, y a veces cromolitografías fuera de texto. Al final de cada tomo confecciona un índice alfabético de materias y otro de grabados. En la cubierta del segundo tomo, que corresponde al primer trimestre de 1877, aparece indicado como su director Miguel López Martínez (1825-1904), miembro del Consejo Superior de Agricultura, Industria y Comercio, y después, además, senador, y como redactor jefe, el ingeniero agrónomo Eduardo Abela y Sainz de Andino (1835-1908). Entre las firmas de sus textos aparecen las de los citados López Martínez y Eduardo Abela, así como las de Rafael Tuñón de Lara, Diego Navarro Soler, Pedro Julián Muñoz y Rubio. Como administrador aparece Francisco López Vizcaíno. Más de medio centenar de autores se dan cita con sus trabajos en las páginas de esta revista. A partir del tomo octavo (último trimestre de 1878), publica también un índice de autores, entre los que aparecen Francisco Balaguer, Manuel Prieto y Prieto, Meliton Atienza y Sirvent, Ignacio Cano y Cervantes, Gregorio García González, José de Hidalgo Tablada, M. Ossorio y Bernard o Aurelio Vázquez Figueroa. Con el objetivo de fomentar el desarrollo agrícola y ganadero y la educación rural, sus contenidos son de carácter teórico-prácticos. Tiene sección Doctrinal, crónicas nacionales y extranjeras, de enseñanza agrícola, revista del extranjero, de bibliografía o de variedades. Da cabida a la normativa gubernamental que se va estableciendo para el campo, ofrece experiencias extranjeras, e inserta cuadros estadísticos de la producción agrícola. Según sus índices, trata sobre abonos, aceites, apicultura, aranceles, arboricultura, horticultura, aguas, canales y pantanos, animales y ganados, carnes, cereales, maquinaria, mataderos, montes, conferencias agrícolas, congresos de ganaderos, discursos, exposiciones, memorias o asociaciones obreras, entre otros muchos. Tuvo varias épocas y la última entrega de este título en la Biblioteca Nacional de España (BNE) corresponde al tomo XL, de uno de octubre de 1894, cuando la revista era mensual. También, a partir del siete de noviembre de 1876, aparece como suplemento Semanario oficial y mercantil de la Gaceta agrícola del Ministerio de Fomento, y es editado, asimismo, Almanaque de la Gaceta agrícola del Ministerio de Fomento, títulos estos que también forman parte de la colección de la BNE.