« Volver

La Ilustración burocrática (Madrid)

Revistas de información general
Se trata de una publicación que debió tirar sólo su primera entrega, correspondiente al 29 de abril de 1887, de ocho páginas, compuestas a dos columnas, en el madrileño Establecimiento Tipográfico de Enrique Rubiños, con la intención de ofrecer dos ediciones, una “esmerada” y otra de “gran lujo”. Se subtitula “revista hispano-colonial”, indicando así su ámbito de difusión, y su intención era salir cuatro días al mes (semanal), utilizando el “sistema moderno del fotograbado” (aunque usaría también el de fototipia y el grabado en madera), para ofrecer retratos con biografías de altos funcionarios del Estado y otras fotografías y textos sobre asuntos de bellas artes, historia e industria, como edificios, palacios, salones u objetos de arte, además de literatura y bibliografía. Su título se refiere al concepto de “buró” como lugar de estudio y trabajo, tal como se indica en el Proemio que firma el periodista Manuel María Guerra, que pudo ser su editor y director. Inserta un cuadro en el que da cuenta también que su director artístico era Primitivo Carcedo; los fotógrafos, Fernando Debas, que lo era de cámara de la Casa Real, y J. Laurent, y los fotograbadores, los hermanos La Porta. Se dice “defensor de los intereses” de los funcionarios y de bancos, sociedades y empresas, y en el primer y único número en la colección de la Biblioteca Nacional de España ofrece una portada ocupada por una fotografía de Debas de la Reina regente con su pequeño hijo el rey Alfonso XIII, y en su interior aparecen también una reproducción de un cuadro de Enrique Rumoroso de la Feria de Sevilla, así como las fotografías de la fachada del Palacio de Linares y la verja del mismo y del ático de la fachada principal del Congreso de los Diputados. Como textos, se incluyen una semblanza de la reina madre y del rey, firmada por Tomás Castellanos, y el artículo El porvenir de España, bajo las iniciales J.S.A.