« Volver

Cronicón científico popular (Madrid)

Historia de ciencias e industrias cotáneas y de sus últimos progresos
Ciencias
Publicación del ingeniero de Minas y destacado publicista y divulgador de las ciencias y las tecnologías de la segunda mitad del siglo diecinueve Emilio Huelín Newman (1829-1904). En 1872 había editado un primer tomo, correspondiente al bienio 1870-1871,de este Cronicón… en el que reunirá, de forma cronológica y temática, sus artículos publicados previamente en la sección Revista científica, de la que se había hecho cargo, de La Ilustración española y americana (1869-1921), al advertir que estaban siendo reproducidos y traducidos en numerosos periódicos, usando también así una fórmula editorial equiparable a la del Année Scientifique et Industrielle, que el asimismo divulgador científico francés Louis Figuier (1819-1894) venía publicando con gran éxito desde 1857 recogiendo sus propios textos aparecidos previamente en La Presse. Huelín publicará una segunda edición “corregida y aumentada” de ese “bienio primero” (1870-1871), así como dos tomos de un “segundo bienio” (1872-1873), con adiciones de las novedades y progresos científicos e industriales que habían sucedido en esos periodos, pero que alargará hasta finales de 1876, además de “copiosísima bibliografía científica”, pues también era uno de los autores de la sección de novedades bibliográficas de La ilustración española y americana, además de colaborador científico de otras publicaciones. Son la segunda edición del único tomo del “primer bienio” y los dos del “segundo bienio”, editados los tres en 1877, los que forman parte de la colección de la Hemeroteca Digital de la BNE. El Cronicón… tendrá el subtítulo “revista y repertorio para todos de nuevos trabajos, descubrimientos e inventos científicos e industriales notables que ofrecen perpetuo y universal interés e importancia” y junto al título también aparece la indicación “historia de ciencias e industrias coetáneas y de sus últimos progresos”, lo que supuso llenar un vacío en la literatura de divulgación científica en aquel momento en España, según el estudio que sobre esta labor de Huelín publicará Mavi Corell Doménech en la revista Asclepio en 2013. Este Cronicón… no sólo fue dirigido a profesores, catedráticos y estudiantes, así como a profesionales industriales, ingenieros, médicos o farmacéuticos, sino a agricultores y a un público amplio, incluidas las mujeres, de ahí la indicación de “popular” en su título, y su aparición fue objeto de reseñas positivas en las revistas de la época, según Corell Doménech, aunque también negativas, como la publicada en su momento por el escritor y crítico literario Armando Palacio Valdés (1853-1938). Huelín fue un infatigable viajero por Europa, hombre de vasta erudición y políglota, escritor y ensayista, y miembro de la Real Academia de Ciencias de Freiberg (Dresde) y de las sociedades geológicas de Alemania y Francia, tal como aparece indicado en la portada de su Cronicón…, y posteriormente, desde 1884 a 1900, llegó a ser contador decano del Tribunal de Cuentas del Reino. En su época como publicista, en la que difundió, desde una visión conservadora y católica, las ciencias y las investigaciones principalmente francesas y alemanas, propugnó el naturalismo científico enmarcando en un ámbito religioso, rechazando el hegelianismo y el krausismo. El tomo del “primer bienio” incluye una tabla cronológica-temática de sus contenidos (generalmente, mensual), mientras que la tabla del “segundo bienio” está clasificada en capítulos y materias. Tanto uno como otro, incluyen al final índices alfabéticos de materias y onomástico tanto de autores, investigadores y cuantas personas son referidas en los artículos. Casi una treintena de materias son las que trató Huelín, según el apéndice que incluye Corell Doménech en su estudio. Así, dio cuenta de los últimos trabajos sobre Darwin, Haeckel o Tylor, y sus artículos tratarán sobre antropología, etnología, psicología, filosofía, medicina, neurología, fisiología, lingüística, meteorología, geografía, arqueología, geología, ingeniería, química, física, astronomía, agricultura, industria, transportes, aerostática, mecánica, zootecnia, micología, botánica o mineralogía, además de otros sobre enseñanza y actividades académicas y de bibliografía científica y técnica.