« Volver

Cinema Sparta (Madrid)

Sparta
Sparta (Madrid) || Cine Sparta
Cine
Con esta variación en el título, que aparece impreso en su cubierta, continúa publicándose la revista cinematográfica Sparta, siguiendo la secuencia numérica que ésta había iniciado el 18 de agosto de 1934, pues esta revista había tenido una época anterior, comenzando el uno de octubre de 1932, formando también parte de la colección hemerográfica de la Biblioteca Nacional de España (BNE). Así que, la primera entrega con la cabecera Cinema Sparta estampada en su cubierta es la número 19, correspondiente al cinco de julio de 1935. Su director, asimismo, sigue siendo Pedro Lagrava Laplaza, y su redactor-jefe, José María Aguirre, aunque desde el 21 de agosto hasta el 30 de noviembre, los dos citados formarán un Consejo directivo, al que se sumó Luis Duch. Posteriormente, desaparecerán sus nombres de la cabecera inserta en la portada. La revista también mantiene su estructura y diseño formal anterior -muy modernista-, impresa en papel cuché, con cubierta ilustrada por una gran fotografía de una actriz o actor tanto español como internacional, como también lo están su veintena de páginas (sin foliación), muy ilustradas con numerosas fotografías de estrellas del celuloide y de secuencias de rodajes de películas, tanto españolas como extranjeras, o de algunos edificios con salas de proyección, entre otras. La revista tendrá una sección de Notas gremiales, pues seguía estando dirigida sobre todo a los profesionales del arte y la industria cinematográficas en todas sus variantes, además de al gran público, ofreciendo información, tanto textual como gráfica, sobre la producción cinematográfica nacional, o, por ejemplo, de la española en Argentina, como también de la extranjera (Ojos y oídos del mundo), especialmente la de Hollywood, desde donde la Paramount distribuía sus propias fotografías que la revista publica, producciones que tienen sus propias secciones. Publica también fichas de directores (empieza por la de Ernst Lubitsch), de actrices y actores, y series como Nuestra galería de grandes estrellas o Las grandes productoras (empezando por la española Cifesa). Los últimos estrenos y, después, Ante el público y la crítica, o La cartelera comentada, serán los epígrafes de las secciones dedicadas a la crítica cinematográfica, que también amplía a estrenos en el extranjero. Otras secciones son Rincón de noticias breves o Página infantil, con dibujos de Walt Disney. Entre los periodistas cinematográficos que colaboran en sus páginas se encuentran Luciano de Arredondo, Augusto Ysern, Juan de Aldora, Mario Arnold, Florentino Hernández Girbal, Fernando Hernández Exposité, Rafael Gil, Antonio del Amo Algara o Carlos Villarreal. En su entrega del 15 de enero de 1936 (número 29), aparece Una rectificación de D. Luis Buñuel, negando la paternidad que le habían atribuido de dos películas. La revista también publica un texto de Augusto Lumière sobre el nacimiento de cinematógrafo y Luis Lumière, su hermano; entre sus reportajes, uno referente a una visita realizada por el ya citado Hernández Exposité a Benito Perojo, que también publicará un texto sobre el último largometraje de Charles Chaplin: Tiempos modernos (1936); entre los artículos, uno del también citado Rafael Gil sobre La llegada del arte del film policíaco. Así mismo dará cuenta de la producción de documentales, de la necesidad de un noticiero cinematográfico español, o un cuadro resumen de los films proyectados por el Cineclub G.E.C.I. Aunque se autodenomina también “revista quincenal”, como su predecesora, siguió teniendo dificultades para cumplir con exactitud esa periodicidad o frecuencia de aparición, y de sus páginas fue escaseando la publicidad comercial con la que al principio se vio favorecida, especialmente de las grandes firmas cinematográficas españolas o de las películas de estreno. Así mismo, abrió una delegación en Barcelona. Este título llegó hasta el número 32, correspondiente al 15 de febrero de 1936, pero a continuación siguió publicando algunos números más, modificándolo a: Cine Sparta, que también puede consultarse en la colección de la BNE.