« Volver

Antena (Madrid. 1928)

Comunicaciones
Publicación mensual dedicada a ese medio de comunicación reciente que era la radio en la que priman los aspectos técnicos de los aparatos más que los sociales, aunque en sus números pueden espigarse interesantes reportajes sobre el desarrollo que iba alcanzando la información, la música y la publicidad difundidas a través de la radio, tanto en España como en el mundo. Otro factor de interés nada desdeñable son las excelentes cubiertas de la revista, dibujadas por un joven Fernando Briones, pintor formado en la Academia de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid, que tuvo como compañero de carrera a Salvador Dalí, de quien fue amigo. Las cubiertas de Briones, que también hizo algunos dibujos en páginas interiores de la publicación, están inspiradas en los diversos movimientos artísticos de vanguardia, igual que lo estaban las cubiertas de los libros publicados esos años, ilustraciones que contaron con la colaboración de artistas como Luis Bagaría o Rafael de Penagos. En el número correspondiente a octubre de 1932, Briones hizo un magnífica caricatura del a la sazón presidente del Gobierno, Manuel Azaña, empleando para ello cables, enchufes y otros componentes de los aparatos radiofónicos. Coincide esta cubierta con un comentario interior en el que se informa de que el anuncio de la transmisión del discurso de Azaña en el Teatro Pereda, de Santander, había disparado las ventas de receptores tras un verano de paralización de los negocios. La revista era el órgano de Radio Popular, una empresa distribuidora, y dedicaba un buen número de páginas a publicidad de fabricantes y de casa comerciales. Amplificadores, válvulas, lámparas, circuitos…las páginas de la publicación están llenas de información, dibujos y gráficos con términos y detalles técnicos. También se pueden observar fotografías de numerosos modelos de aparatos de radio. “Apenas hay casas sin radio”, es un comentario triunfalista hecho en febrero de 1935 en el que se da cuenta de cómo los fabricantes y comerciantes norteamericanos estaban inundando el mercado español. Pero también había reportajes de amplio calado como, por ejemplo, el publicado en septiembre de 1931 dedicado al desarrollo de la radio en Rusia, o de lectura más política, como el mencionado antes de Azaña, de octubre de 1932, en el que se pide al Gobierno que baje los aranceles que se pagan por la importación de válvulas a fin de fomentar la industria nacional. “Que podamos contar con válvulas baratas y la industria de radio será un porvenir espléndido para la economía y el obrerismo nacional, como es actualmente en Norteamérica, Alemania y Holanda, entre otras”. Igualmente se solicita del Gobierno que ejecute ya el proyecto de instalar dos potentes emisoras de radio para el desarrollo del sector en España. El último número de la revista es el correspondiente a mayo de 1936, en el que se anuncia la suspensión de la publicación durante el verano debido a la crisis por la que pasaba el comercio y por la paralización de las actividades técnicas radiofónicas durante el estío. Se emplaza al lector hasta el número de septiembre con el avance de las novedades para la siguiente campaña. Desgraciadamente, la guerra hizo imposible que la revista retomara su encuentro con los lectores. [Descripción publicada el 3/7/2019]