« Volver

La Voz del combatiente (Madrid)

Guerra civil || Periódicos
Subtitulado Diario de los Comisarios de Guerra del Ejército del Pueblo, este periódico nació el 1 de enero de 1937 y se prolongó hasta prácticamente finalizada la contienda el 1 de abril de 1939. En 1938 el subtítulo cambió a Diario del Ejercito del Centro. La publicación sostenía el ideario del Partido Comunista, como deja ver la importancia que los comisarios tenían en las unidades militares. El diario constaba de cuatro páginas y salvo raras excepciones esa fue su paginación durante todo su tiempo de vida. Sacar todos los días un periódico con más páginas en tiempo de guerra no era fácil debido a la falta de recursos. El contenido bélico y la información sobre el desarrollo de las batallas en el frente es lo que predomina en La Voz del Combatiente, que aspiraba a poner en contacto a los soldados con la retaguardia y a que no decayera su moral de lucha y su fe en la victoria. En el aspecto gráfico es de destacar los dibujos de la portada y algunos grabados interiores, además de las fotografías, no muy abundantes. El periódico salió cuando lo peor del ataque nacionalista a Madrid se podía dar por acabado, dado que la mayor ofensiva se produjo durante noviembre y diciembre de 1936, aunque todavía se combatía en la Ciudad Universitaria, la Casa de Campo y el Parque del Oeste. Las fuerzas republicanas, con el general Miaja al frente, lograron frenar lo que parecía la inminente toma de la capital de España. Todo esto se refleja ampliamente en los primeros números de La Voz del Combatiente. Así, por ejemplo, en el primer número se reproducen las palabras que un comisario, megáfono en mano, dirige a los soldados de la trinchera enemiga intentando convencerles para que se pasen a su bando y dejen de ser explotados. El periódico destaca que, ante las sabias palabras del comisario, un legionario grita desde enfrente profiriendo solo insultos. La Biblioteca Nacional posee prácticamente todos los números publicados en los primeros seis meses. Luego solo tiene números sueltos de los años 1938 y 1939, el último de ellos de 26 de marzo, con solo dos páginas, y cuando la guerra estaba ya casi terminada y el general Miaja se había puesto del lado del coronel Casado, quien dio un golpe de Estado contra el Gobierno de Negrín para intentar pactar la paz con Franco, lo que no fue posible. Antes de eso, cumplidos los dos años del inicio de la guerra, el 18 de julio de 1938, La Voz del Combatiente publicó un número especial de 35 páginas, algunas de ellas como la de la portada en color. Este número, en el que todavía las fuerzas republicanas tenían fe en la victoria, se publicó un poco antes de la decisiva batalla del Ebro, que se prolongó durante unos meses y dio el triunfo definitivo al bando nacional. [Descripción publicada el 17/08/2022]