« Volver

Crónica de la industria (Madrid)

Industria
Revista quincenal de industria, agricultura y comercio, indica el subtítulo de esta publicación que edita su primer número el uno de enero de 1875, dirigida por el ingeniero industrial, químico y mecánico Francisco Balaguer y Primo (1841-1880), propietaria también de una oficina técnica o agencia encargada de gestionar proyectos y trabajos de toda índole del ramo industrial y representante de casas constructoras extranjeras, con domicilio en el madrileño Paseo del Prado. Con paginación variada y continua anual, entre las doce y las 24, en tamaño folio, las dos primeras y las dos últimas hacen de cubierta, en las que se insertan anuncios. Ilustra sus textos al incorporar casi una decena de grabados de maquinaria o aparatos técnicos en cada entrega. Anualmente, también publica un índice alfabético de materias y otro de grabados para unirlos al correspondiente tomo. Tiene sección para cada una de las materias de las que trata: Industria, Agricultura y Comercio, además de incluir otras sobre Bibliografía o Mercados nacionales y extranjeros. Son numerosísimos los asuntos que aborda, siempre desde un enfoque técnico y analítico, desde productos químicos para la agricultura, como los abonos, o las labores agrícolas y la conservación de frutas y hortalizas; hasta aparatos y maquinaria para todos los sectores de producción; cuestiones económicas, como los aranceles, conferencias y exposiciones; transportes (canales marítimos o ferrocarriles), metales, comercio, importación y exportación, construcción de objetos, fabricación y empleo de materias primas y otros materiales, etc. Al no poder atenderla debidamente, por sus continuas ausencias de Madrid, Balaguer abandona la revista a finales de 1876, y su propiedad y dirección la toma el agrónomo, militar y político Balbino Cortés y Morales (1806-1889), entonces vocal de la Junta Provincial de Agricultura, Industria y Comercio y miembro de varias corporaciones científicas-industriales españolas y extranjeras, a la vez que se incorpora a su redacción el ingeniero inglés A. Gybbon Spilsbury. Al subtítulo se le añade la indicación de “ciencias”. A partir del uno de enero de 1878, la revista inicia una segunda época y asumirá la propiedad y dirección Juan Blas Sitges Grifoll (1842-1919), que será director general de Aduanas en el periodo 1899-1907. La colección de este título en la Biblioteca Nacional de España es incompleta y acaba con la entrega correspondiente al 31 de diciembre de 1880.