« Volver

Unión Monárquica (Madrid)

Unión Patriótica
Monarquismo
Es el órgano oficial de la Unión Monárquica Nacional (UMN), el nuevo partido fundado por antiguos ministros y exdirigentes de la Dictadura (1923-1930) y del anterior y extinto partido Unión Patriótica, tras el exilio y fallecimiento del general Miguel Primo de Rivera (1870-1930). Se considera “segunda época” de la revista Unión patriótica (1926-1930), que había sido el boletín oficial del partido “único” de la dictadura primoriverista y de igual denominación. De tal forma que la revista Unión monárquica continua la secuencia de su predecesora, apareciendo su primera entrega, el cuatro de agosto de 1930, como año quinto de edición y número 93, siendo una publicación exactamente semejante a la que sustituye, excepto su título. La dirección del órgano de la UMN estará a cargo de José de Medina y Togores (1877-1934), vicesecretario segundo del nuevo partido, en el que se agrupará la extrema derecha monárquica, que defenderá la denominada ‘dictablanda’ del general Dámaso Berenguer (1873-1953), aunque no forme parte de su nuevo gobierno. El “jefe” del nuevo partido será el primer conde de Guadalhorce, Rafael Benjumea (1876-1952), y sus más destacados dirigentes fueron José Calvo Sotelo (1893-1936), Ramiro de Maeztu (1874-1936), José de Yanguas Messía (1890-1974), Galo Ponte y Escartín (1867-1943), José María Pemán (1897-1981), José Ibáñez Martín (1896-1969) o el hijo del fallecido dictador, José Antonio Primo de Rivera (1903-1936), así como el director del diario afín La Nación (1925-1936), Manuel Delgado Barreto (1879-1936), entre otros. Publicará artículos para orientar en la ideología del nuevo partido, favorable al mantenimiento de la restricción de los derechos constitucionales por parte del gobierno Berenguer, por considerar que no se podía, “por ahora, gobernar a España de otra manera”, y defender la obra de la extinta dictadura del general Primo de Rivera, identificándose “con el espíritu del llorado caudillo”, tal es el epíteto que le da. Del tal forma, que una de las secciones de la publicación -que estará obligada igualmente a ser “visada por la censura”- lleva el epígrafe Los municipios de la Dictadura. Formalmente igual que Unión patriótica, y con similar estructura de contenidos, Unión monárquica también se subtitula “revista quincenal ilustrada”, y seguirá publicando numerosos fotograbados, como el que ocupa íntegramente cada cubierta, comenzando de nuevo con el retrato del rey Alfonso XIII. Fotografías (muchas de ellas firmadas por Pío) que ilustran reportajes y otra serie de contenidos generales, en secciones tituladas Paseos por España (empezando por la provincia de Tarragona), Estampas españolas, Siluetas femeninas (semblanzas biográficas de reinas españolas), además de dedicar otras páginas al arte, a los viajes o a temas americanistas o europeos, o a agrícolas y financieros. También tiene una sección de Noticias y comentarios, y se publicarán artículos sobre la situación política. Es estampada en papel cuché, con números entre 34 y 44 páginas, compuestas a una y dos columnas, e inserta publicidad comercial. Escribirán en sus páginas, entre otros, Carlos Wilf, Luis León Domínguez, Julián Cortes Cavanillas, Rafael de Luis, Rafael M. Olivares, José Pemartín o el ya citado Pemán. Ese título no llegará a cumplir el año de existencia y su colección la integran sólo diez entregas, al no estar completa. Corresponde la última al uno de abril de 1931 (número 107). Tras el fracaso de esta organización monárquica en las elecciones que llevan a la proclamación de la II República Española en ese mes, algunos de sus dirigentes serán encarcelados y otros se exilian. La UMN se disolverá y sus dirigentes fundarán otros partidos. En 1933, José Antonio Primo de Rivera funda Falange, y el exmaurista Antonio Goicoechea (1876-1953), Renovación Española; un año después, Calvo Sotelo hará lo mismo con el Bloque Nacional. Otros se sumaron a Acción Popular y a la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA).