« Volver

Revista de caballería y apuntes de sport (Valladolid)

Fuerzas armadas
Publicación mensual de carácter profesional y militar dedicada íntegramente a la Caballería, cuya academia en España había quedado instalada en Valladolid en 1852. Es un proyecto periodístico de un grupo de oficiales de este cuerpo del Ejército español, que contó con el apoyo de sus jefes y de miembros de otras armas –tal como se señala en su artículo de presentación- en un momento en el que en España no se editaba ningún periódico o revista especializada en lo peculiar de esta materia. También resalta de ella –hecho que añade a su título a través de un anglicismo que seguiría siendo usado hasta bien entrado el siglo veinte- el que dedicara atención a los deportes, con su correspondiente sección, pero, concretamente a las carreras ecuestres –aunque también publica un texto sobre cetrería en Marruecos-, y, muy especialmente, a las razas de los equinos. La colección de la Biblioteca Nacional de España está formada por un tomo que recoge sus seis primeros números, de 24 páginas cada uno, con foliación continua y un total de 148, compuestas a una columna, y sin ninguna ilustración. Fueron estampados en el establecimiento tipográfico y de encuadernación vallisoletano de Leonardo Miñón, desde julio a diciembre de 1887, y el tomo lleva una cubierta en pasta dura impresa en color. Al parecer, pudo estar editándose hasta junio 1889. En su historia de la prensa vallisoletana del siglo XIX (1977), Celso Almuiña se refiere al interés de esta publicación, como intercambio de conocimientos a través de estudios por parte de miembros de este cuerpo militar, con textos sobre ideas generales de caballería, sus mandos, sus baterías y organización o el arte de la guerra. También incluye una sección de Crónica extranjera, con resúmenes extraídos de otras publicaciones europeas y americanas de la misma naturaleza. Cada entrega comienza con un sumario, y al final de la última, incluye un índice general. Entre sus redactores o colaboradores más asiduos se encuentran los capitanes Federico Arnáiz Hinojosa y Juan Valdés, el brigadier Luis L. Cordón, los tenientes coroneles Leandro Mariscal y Román L. Navarro y el coronel Enrique Contreras, entre otros. Almuiña señala como director a Roselló, sin especificar más, aunque podría tratarse de don Joaquín Roselló Curto (1854-1931), que en 1884 había sido destinado como profesor al Escuadrón Escuela de Equitación; desde 1887 será profesor de la Academia de Caballería y, desde 1910, su director.