« Volver

Frégoli (Barcelona)

Revistas de información general
Con el escueto subtítulo “semanario artístico”, esta publicación barcelonesa sacó cada jueves, desde el seis de octubre al 22 de diciembre de 1898, hasta un total de doce entregas, por lo que su permanencia fue muy efímera. Se dedicó a dar cuenta, principalmente, del mundo del espectáculo, a través de una sección de Teatros, firmada con el seudónimo Tramoya; noticias y semblanzas o siluetas de artistas y escritores; una Crónica que, desde Madrid, firmará el “conocidísimo” literato Eusebio Blasco, presentado como “garantía” de la calidad de la publicación, o de “chismografía de la vida”, con sección propia bajo el epígrafe Murmuraciones, y que, a juicio del artículo de presentación, “es lo que preocupa al lector frívolo, que es generalmente el que hoy forma la masa general de los lectores”. A ello sumará textos de creación literaria, tanto en prosa como en verso, y numerosas ilustraciones y fotograbados. Sus entregas, de 16 o la veintena de páginas, aunque compuestas singularmente a una columna (algunas a dos), y estampadas en la imprenta a cargo de Miguel Borrás, brillarán en una publicación de esta naturaleza, tanto por sus textos como sus ilustraciones y fotograbados, como serán sus retratos y otras instantáneas, al considerar sus artífices a la fotografía como “el más poderoso auxiliar de la información rápida y exacta”. Para ello contará con el “reputado” fotógrafo Félix Laureano (1866-), del que se publican unas instantáneas de la vida cotidiana en la ciudad de Barcelona, pero también con J. Mariné, que publicará instantáneas en la sección Nuestras artistas, entre otros. A sus fotograbados sumará también caricaturas, chistes gráficos o tiras cómicas de “chispeante ingenio”, para lo que cuenta asimismo con “con un conocido dibujante de la corte”, que publicará semanalmente un artículo ilustrado de lo más importante que ocurra en la “coronada villa”. Su cubierta y primera página siempre estarán doblemente ocupadas en su integridad por sendas caricaturas o fotografías de un escritor o artista; las de la cubierta, generalmente, estampadas a dos tintas. Otras ilustraciones ocuparán por completo también las planas centrales, además de insertar otras, tanto fuera como en el interior de los textos. Aunque presta atención al ámbito catalán, en donde se edita, la amplitud de sus contenidos abarcan también a la actividad teatral de Madrid, y llega a disponer de corresponsales artísticos y literarios en provincias. Ofrece en fotograbado los retratos de los artistas de la temporada 1898-1899 en teatros barceloneses, así como de comediantes cuyas obras se representan en los madrileños, como es el caso de los hermanos Álvarez Quintero. Aparecen publicados dibujos de J. Llácer, J. Xiró, Cornet, Fessan, Sanfeliu, Enrich, F. Verdugo Landi, M. Navarrete, P.B. o Filiberto Monteagud, siendo los de éste de un trazo ya modernista, y autor también de algunos textos. Asimismo, serán reproducidas algunas obras pictóricas. Además de dedicar también atención al espectáculo musical o lírico, los textos de creación literaria, en prosa (narraciones cortas o cuentos) o en verso, aparecen firmados por un buen número de colaboradores, como A. Tornero de Martirena, M. Ferrer y Jover, José Zahonero, Federico Urrecha, José del Cacho, Josefa Codima Umbert, Alejandro Larrubiera, Antonio Ramírez (Memento), Fernanflor, Antonio Soler, Juan María de Maza, Luis Carlos Viada y Lluch, Eduardo Guillar, Sofía Romero, Teodoro Guerrero, Enrique de Quirós o Juan y Melchor Borrás de Palau, entre otros. También aparece el seudónimo Perico de los Palotes como autor de la sección La semana; y las iniciales P.P. y W., de la de Siluetas de artistas. En las últimas páginas inserta charadas, epigramas, jeroglíficos, acertijos o problemas de ajedrez, así como anuncios comerciales.