« Volver

La Soberanía nacional (Madrid. 1864)

Periódicos
Fundado y dirigido por Ángel Fernández de los Ríos (1821-1880), aparece el 16 de diciembre de 1864 como “diario progresista”, subtítulo que más tarde desaparecerá de su cabecera. En su artículo de presentación señala que, como defensor del Partido Progresista y de sus ya históricas políticas reformistas, “vale tanto como condenarnos espontáneamente al martirio”, teniendo en cuenta las severas restricciones a la libertad de imprenta del último tramo del reinado isabelino, en donde se sucederán los gobiernos de la Unión Liberal y, más en concreto, el presidido por uno de sus líderes, el general Leopoldo O’Donell (1809-1867). Este vespertino (que difundirá también ediciones para provincias) es un claro ejemplo de relación entre periodismo y política, dirigido por el que será un relevante miembro de la generación del 68, que dará paso a la última experiencia del revolucionarismo romántico del diecinueve. A Fernández de los Ríos le acompañan como redactores Guillermo Crespo, Eduardo de la Loma, Servando Ruiz Gómez y Eugenio María Hostos, que se retirará en julio de 1865. Como editor responsable aparece Francisco Quelle y Gutiérrez, que después será sustituido por Rufino García Izquierdo. En ejemplares de cuatro páginas, compuestos a cinco columnas, comienza con un artículo de política, al que le siguen secciones como una revista extranjera, despachos telegráficos, la local, la de espectáculos, la bolsa de Madrid, asuntos varios o un boletín con noticias militares. En el faldón de sus páginas publica un folletín y la última plana la dedica a anuncios por palabras y publicidad comercial. El 23 de septiembre de 1865 su formato aumentará de tamaño. Al mismo tiempo del pronunciamiento de los sargentos del cuartel de San Gil, el diario será suspendido, siendo el último número de la colección el 477, correspondiente al 21 de junio de 1866. Un tribunal militar dictará pena de muerte contra Fernández de los Ríos, quien es acusado de participar en la sublevación, junto a otros de sus redactores, por lo que tendrá que exiliarse a París, regresando en octubre de ese año para fundar y dirigir Los sucesos. Cada domingo, Fernández de los Ríos publicará como complemento de su diario (que no aparecía ese día) un semanario con el subtítulo “Lecturas del hogar”, hasta su cese el septiembre de 1865, que distribuirá gratis para sus suscriptores, y que también forma parte de la colección de esta hemeroteca digital de la BNE. También, en 1864, se edita un Almanaque político literario de La soberanía nacional.