« Volver

La Soberanía nacional (Madrid)

Lecturas del hogar
Semanarios de amenidades
Con el largo subtítulo “Lecturas del hogar: semanario de las tertulias, casinos, círculos de lectores, ateneos y reuniones”, el periodista e historiador Ángel Fernández de los Ríos (1821-1880) empezará a dirigir, desde el 18 de diciembre de 1864, esta publicación que distribuía gratis para los suscriptores del diario progresista La soberanía nacional, que había empezado también a publicar dos días antes (por ello la confusión que da lugar la secuencia numérica de sus dos primeras entregas). En entregas dominicales de ocho páginas y compuesto a tres columnas, dará cabida en el a una serie de textos más variados y reflexivos junto a otros ligeros o recreativos, o de creación literaria, acompañados de grabados (retratos, vistas, alegorías, tipos costumbristas e, incluso, dibujos humorísticos y alguna partitura musical). Algunos de sus textos estarán firmados por Salustiano de Olózaga o José María Orense. Publica semblanzas biográficas (empezando por la de Juan de Padilla), así como artículos de economía, literatura, educación, física, agricultura, ganadería o higiene. También sobre política, con la sección Revista de la semana, teniendo otras de carácter recreativo e instructivo. Dedicará especial atención a la conmemoración del 2 de mayo, y asimismo da cabida a textos de creación literaria (relatos) y poética, máximas y hasta una revista de París. Entre las firmas de sus textos aparecen las de Tomás Hurtado, A. Aguirrezabal, Eduardo Asquerino, Juan Nicasio Gallego, Diego Navarro Soler, José Antonio Ximénez, Miguel de los Santos Álvarez, Manuel Prieto y Prieto, J. Martínez Zorrilla y Eladia Bautista y Patier, entre otros. También escribirá en sus páginas Servando Ruiz Gómez, que también era redactor del diario, y Eduardo de la Loma, asimismo redactor del diario, actuará de secretario de redacción del semanario. Esta edición dominical de La soberanía nacional publica su último número el 17 de septiembre de 1865, mientras que el diario (también en esta colección de la hemeroteca digital de la BNE), seguirá publicándose hasta el 21 de junio de 1866, cuando sea suspendido por ser acusado su director y algunos de sus redactores de participar en la sublevación del cuartel de San Gil.