« Volver

España forestal (Madrid)

Industria
Revista mensual ilustrada, que aparece el mayo de 1915 como publicación oficial de la Real Sociedad Española de los Amigos del Árbol, impulsada por un ingeniero de Montes de marcado carácter regeneracionista conocido como el “Apóstol del Árbol”, por su labor de promoción del amor a la naturaleza en España: Ricardo Codorníu y Stárico (1846-1923). La sociedad, creada en 1911, ya venía publicando un Boletín oficial, y su objeto principal era propagar y defender el arbolado, tanto agrícola como forestal, pero también las aves insectívoras, así como promover siembras, plantaciones y creación de viveros, y contribuir a la celebración de la Fiesta del Árbol en los municipios españoles, que también había promovido. Su revista servirá como medio de propaganda para conseguir los fines de educación forestal que perseguía, tanto para la creación y conservación de la riqueza forestal, las plantaciones arbóreas; la conservación y propagación de las aves, sobre todo insectívoras; la apertura de pozos, canales y pantanos y el estudio de las cuencas hidrográficas y, en definitiva, la defensa de una política forestal en España, tal como José Sánchez Guerra expresará en su artículo de presentación. A Codorníu le acompañan en esta empresa otros ingenieros y profesores de la Escuela de Montes, como Octavio Elorrieta y Artaza (1881-1962), Santiago Olazábal o Enrique Baró; arquitectos como Teodoro de Anasagasti, o el capitán de Artillería Enrique Montesinos. Incluso, sus páginas recogerán algunos textos de Azorín. Las entregas de la revista recogerán artículos sobre política forestal, ordenación de montes, catastro forestal, parques nacionales, arboricultura e industria de la madera, asuntos hidrológico-forestales, y cuenta con las secciones Revista de revistas, Notas bibliográficas y Noticias y comentarios, con necrológicas o movimiento de personal. Publica fotograbados, esquemas y dibujos, así como láminas fuera de texto, de retratos, vistas, paisajes, arbolado o reforestaciones, en las que aparecen sierras, como las de Guadarrama, Espuña, Segura o la de Cuenca, o montes, como el de Valsaín. Ramón de Pando ofrece textos y fotografías de sus excursiones a Navafría y Guadarrama, y otras fotografías se referirán a espacios naturales extranjeros o a diversos tipos de arbolado o a actuaciones de reforestación y conservación, como es el caso de las dunas de Guardamar (Alicante). Sus entregas son de paginación variada y continuada, estampadas a dos tintas, que forman tomos anuales, con índices de materias, autores y de láminas. Tras el fallecimiento de Codorníu, la revista inicia una segunda época en junio de 1923, y el ingeniero de Montes Pedro del Pozo y Rodríguez asumirá su dirección. Contó con un Comité de Redacción y fue difundida, junto al Boletín, entre los socios de la sociedad y sus colaboradores. La colección de la Biblioteca Nacional de España es incompleta y acaba en el número 164, de diciembre de 1929. La Universidad Politécnica de Madrid tiene también digitalizada on line esta revista, hasta su número 168, correspondiente a octubre de 1930.