« Volver

Los Niños (Barcelona)

Revistas infantiles
Este título se había publicado previamente en Madrid, entre 1870 y 1877. De nuevo vuelve a dirigirlo el escritor, traductor y publicista madrileño, especializado en narrativa infantil y cuadros de costumbres, Carlos Frontaura y Vázquez (1834-1910), pero publicada e impresa ahora en Barcelona por la Librería de Juan y Antonio Bastinos, editores especializados en libros de esta índole. Es considerada como una de las mejores publicaciones en su género del siglo diecinueve, compuesta con una clara tipografía, acompañada con centenares de excelentes grabados, en su mayor parte obra de Julián Bastinos, autor también de la portada y de la cabecera. Aparece su primer número el uno de enero de 1883, en entregas de dieciséis páginas. Durante el primer año será quincenal, y desde el siguiente y hasta su último fascículo, de diciembre de 1886, aparecerá cada mes. Los dos primeros tomos de la colección son semestrales y los tres restantes, anuales. Cada uno inicia numeración y paginación propia y cuenta con índices, al final. Su subtítulo “revista de educación y recreo”, se modifica en 1885 por “revista infantil de instrucción recreativa”. Contiene cuentos, narraciones y fabulas, episodios históricos, textos de historia natural, de viajes y narraciones geográficas, de descubrimientos científicos, historia sagrada y de bellas artes, semblanzas biográficas, así como “juegos y ejercicios de desarrollo intelectual para niños de uno y otro sexo”, poemas, problemas, adivinanzas, pensamientos, charadas, etc. Cuenta con un cuadro de colaboradores, escritores y escritoras, tanto madrileños como catalanes, y entre sus firmas aparecen las del propio director, Carlos Frontaura, Eloísa Morales, Pilar Pascual de Sanjuán, Teodoro Baró, Julián Bastinos, Celso Gomis, Francisco Miquel y Badía, José Ortega Munilla, Manuel Ossorio y Bernard, Cayetano Vidal de Valenciano, José Zorrilla, Antonio de Trueba, Ramón de Campoamor, Ángela Grassi, Felipe Jacinto Sala, Víctor Balaguer, María Mendoza de Vives, María del Pilar Sinués, E. Ceballos Quintana, J. López Catalán, Bartolomé Feliú y Pérez, Antonio Anguíz, Luis Taboada, A. Rubió y Lluch y la de Aureliano Ruiz, entre otros. Las ilustraciones sirven para acompañar a los textos, y entre los grabados aparecen algunos de Gustavo Doré, Tofani, Capuz, Sadurní o Severini, así como zincografías de procedencia diversa. Son en su mayor parte dibujos, retratos, figuras de historia natural y zoología o escenas y vistas, y alguna reproducción artística. Es un claro ejemplo de la visión decimonónica de la máxima “instruir deleitando” y de las manifestaciones literarias y artísticas dirigidas al público infantil de ambos géneros.