« Volver

El Espiritista (Madrid)

Criterio espiritista || Fraternidad universal
Espiritismo
Su editor y propietario es el segundo vizconde de Torres-Solanot (Antonio Torres-Solanot y Casas), que en 1871 había fundido su periódico -El progreso espiritista (Zaragoza: 1870-1871)- con El criterio espiritista (Madrid: 1868-1878), considerado este el decano de la prensa espiritista española. Subtitulado “revista científica mensual” y órgano oficial del Centro Espiritista Español y del Grupo Marietta, se considera continuador del fundado por Alverico Perón (seudónimo de Enrique Pastor y Bedoya). En su cabecera aparecen los lemas amor, caridad, ciencia y, también, magnetismo, y es órgano oficial del Centro Espiritista Español y del Grupo Marietta, fundados ambos, asimismo, por Torres-Solanot, que llegaría a dirigir otros periódicos, alguno de carácter librepensador, y fomentar también las primeras escuelas laicas. Torres-Solanot ya venía dirigiendo El criterio espiritista desde 1872 y, en 1874, se le había cedido su propiedad, hasta que en 1878 se produce la primera escisión en el movimiento espiritista español. Continua la secuencia y hasta la paginación de su predecesor (indicando que se trata de la tercer época de El criterio espiritista), y en entregas mensuales de 24 páginas inserta artículos doctrinales y de divulgación de la nueva filosofía fundada por el francés Allan Kardec (1804-1869), así como noticias y avisos sobre la actividad de este movimiento tanto a nivel nacional como internacional, comunicaciones de los centros provinciales y de sesiones ‘mediúmnicas’, comentarios de libros y revistas polémicas de prensa. Inserta, también, un par de grabados. La colección de la Biblioteca Nacional de España comprende sólo cuatro números de este título, desde el de septiembre hasta el de octubre de 1878. En el año 1880 fue estampado en la Imprenta Aragonesa, de Zaragoza, cuya colección se encuentra en la Hemeroteca Municipal de Madrid. Fue continuado por La fraternidad universal (1893-1894), al expresar este en su cabecera que se trata de la “segunda época” de El criterio espiritista.